Pasan las horas y no vienen los votantes, parece pensar el "mesero" electoral, mirando con ansiedad hacia la entrada del local.

No hay manera de darle una marcada e indubitable significación al triunfo del Partido Colorado en Asunción por tan escaso margen. Las maniobras grises que hubo para confundir al electorado aliancista y la escasa participación (inferior al 45%) no emiten simbologías claras. Para nosotros, el mensaje indiscutible del “no voto” es de “no confianza” de la ciudadanía en la clase política.

El hecho de que el Tribunal de Justicia Electoral dejara la candidatura liberal en los boletines de votos pese a que Anki Boccia descabalgó a favor de la alianza y que ese hecho confundiera al electorado y robara votos, es una maniobra que ayudó al candidato colorado.

Una victoria así, basada en tramoyas y por tan escasa diferencia al punto de que el triunfo podría definirse en los tribunales, no simboliza mucho, como otros hechos resaltantes.

 

Los Franco: No embromen

Por ejemplo: La ciudadanía habló y envió mensajes muy claros como la inesperada (para él) derrota de Aníbal Franco (PLRA) en Fernando de la Mora.

Quien circunscriba el mensaje al mero ejido fernandino se equivoca. Es un mensaje al franquismo y fundamentalmente al Vicepresidente de la República Federico Franco, hermano del candidato derrotado. Hay un hartazgo ciudadano al clientelismo familiar egoísta.

 

No embromes González Daher

Algo parecido puede señalarse en torno a lo que aconteció en Luque donde la también “inesperada” derrota de Raúl Karjallo del Partido Colorado, es un recado del empacho ciudadano contra el “dueño de Luque” Oscar González Daher, su mentor y titiritero.

Luego, gran parte del panorama se diluye en el “no voto”, una especie de decisión popular basada en “estos candidatos y estas propuestas no merecen mi beneplácito”.

El ausentismo de ayer no significa falta de civismo sino que es la manifestación de la saturación ciudadana y el empalago que producen los políticos que gobiernan para su propio beneficio olvidando sus promesas y la misión que se les encomienda.

Quien proponga opciones para el 2013 debe ser muy creativo porque si bien es cierto que la ANR, Partido Colorado ganó en ciudades importantes, ello fue posible gracias a la escasa participación, escenario propicio para un partido con disciplina electoral.

 

Aún así, está claro que no hubo un dominio intratable o incontestable en ese contexto de gran ausentismo. No hay un signo claro de preeminencia.

Publicado por el ciudadano Carloncho

 

http://rescatar.blogspot.com/

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.