Arsenio Ocampos

Patria Querida ocupa el tercer espacio no sólo en la preferencia electoral, sino fundamentalmente en nuestras conductas y posiciones políticas, que son totalmente distintas (y no digo mejores) a la de los otros dos espacios, por un lado la ANR y su siamés Unace, y por el otro el PLRA.

En el tema específico de la Entidad Binacional Yacyretá nuestra postura no ha variado desde el 2004, cuando por nota escrita le pedíamos al Ejecutivo de entonces que encare una solución definitiva para convertir a dicha entidad en una empresa rentable, tomando como base de dicho reclamo la quita de orden del 75% de la deuda que mantenía el Tesoro argentino con acreedores internacionales, planteamiento dirigido por el entonces presidente Néstor Kirchner.

 

Somos testigos que han pasado los colorados, hoy están los liberales con sus aliados ocupando los puestos claves de negociación y decisión, y poco ha cambiado para no decir que ¡NO HA CAMBIADO NADA! Seguiremos mendigando y dependiendo del humor de los gobernantes del vecino país, y mirando los hechos consumados; hemos perdido la oportunidad histórica de reclamar nuestros derechos.

 

Increíble pero dejamos pasar 200 años para tirar por la borda todo lo que el Dr. Gaspar Rodríguez de Francia y otros líderes de la Revolución de Mayo soñaron para el Paraguay. ¿No les resulta extraño el silencio cómplice de antiguos grandes luchadores antistronistas pertenecientes a las filas del Partido Liberal y sus aliados "patrióticos" que actualmente ocupan los cargos de consejeros de las binacionales?

 

Estos grandes temas nacionales se encuentran ausentes del "orden del día" en los demás partidos. Que yo sepa no tratan estas cuestiones tan importantes, porque a juzgar por lo que se escucha en lo único que se ocupan es ir sumando más cargos públicos para sus adherentes. Al respecto que no se crea que Patria Querida no necesita y no quiera ocupar cargos públicos, porque de hecho lo está haciendo en estos pocos años de existencia, pero jamás avasallando la Constitución ni las leyes y menos aún en base al famoso "cuoteo".

 

Los miles de patriaqueridistas que deben estar en funciones públicas lo han hecho en base a sus méritos y aptitudes aún antes de la fundación de nuestra nucleación. Le escuché hace algunos días a un ex director de la EBY pretender responsabilizar, entre otras, a la bancada de Patria Querida la no concreción de aquél pre acuerdo arribado en el año 2007 y que por defectos de índole estrictamente constitucional no pudo ser tratado en el Congreso.

 

Los representantes de Patria Querida nunca levantamos la mano aprobando o rechazando los términos del citado documento, pero sí hemos abierto la discusión a través de audiencias públicas en donde todos los entendidos en la materia (algunos de ellos partícipes directos desde puestos claves) habían expuesto a los efectos de recomendar lo mejor para nuestro país.

 

De dichas sugerencias debió haberse presentado el documento formalmente y nunca lo hicieron. Por último, motiva esta pequeña intervención para agradecerle al Ing. Ramón Montanía la mención que hace a favor de nuestro equipo político, porque a lo largo de estos apenas nueve años de existencia hemos recibido muchos agradecimientos y altas consideraciones en forma privada o ñeembeguépe, pero pocas veces los líderes de opinión nos han felicitado por nuestro trabajo.

 

 

Comentarios  Ir a formulario



Anónimo

El mundo cambia, ¿y nosotros?

Por José Nicolás Morínigo Alcaraz

Una hipótesis cada vez más aplicable en las primeras décadas del siglo XXI es que los grupos sociales portadores del conocimiento científico y los grupos portadores del conocimiento vulgar, tienen puntos de contacto que les permiten, frente a situaciones concretas, tener comportamientos parecidos.

Los cambios tecnológicos en la comunicación generaron la era de la información y esos cambios repercutieron en los cambios en la economía, la sociedad y la cultura. Tanto los sectores intelectuales como los sectores sociales populares perciben que esta sociedad debe cambiar en torno a tres cuestiones básicas:

1- En los mecanismos de participación, 2- en las formas de establecer las decisiones y 3- en la búsqueda de un futuro que no se desea que pertenezca a un solo individuo, o grupo, o clase, segmento o estamento, sino que pertenezca a todos mediante un procedimiento adecuado, para sociedades mucho más segmentadas y diversificadas.

Lo que ocurrió en el Yemen, en Egipto, en Libia, etc., nos indica que se está produciendo un flujo relevante de intercambio entre grupos sociales que tienen una práctica social diferente, pero perciben más o menos de igual manera la realidad social, aunque las razones o creencias sean diferentes.

Parecería que existen momentos históricos en donde opera un flujo de intercambio entre grupos sociales que tienen en un momento dado prácticas sociales que generan visiones semejantes de la realidad. Esta coincidencia se ve aumentada por el papel de la comunicación. No es que la comunicación crea el fenómeno que es producto de situaciones más complejas. La comunicación lo que hace es facilitar la posibilidad de que sucedan.

Es precisamente este cambio mundial el que se halla ausente en nuestros debates políticos. En los partidos tradicionales se sigue considerando al Estado como una suerte de vaca lechera inagotable, con un agregado, nadie piensa en que la vaca, para producir, debe alimentarse.

Algunos representantes de los partidos tradicionales piensan que podemos vivir convirtiendo a la vaca en un animal esquelético, porque así ya nadie debe preocuparse por la vaca. Pero entonces: ¿Quién se ocupa de los problemas que son de todos y de nadie en particular? ¿Quién se ocupa del problema del dengue, como un problema bien concreto de la salud? ¿Quién, no solo se ocupa, sino se preocupa, por nuestros problemas como sociedad? Y no debemos olvidar que "preocupa" simplemente quiere decir que alguien se imagina antes acerca de los males que van a llegar, por eso se pre-ocupa, que quiere decir estar ocupado antes que el fenómeno le obligue actuar.

Estamos cerca de las elecciones en el Partido Colorado, ¿quién de los candidatos habla sobre cómo encarar la solución de nuestros graves problemas? Y los partidos nuevos y los no tan nuevos: ¿cómo observan el mundo del siglo XXI y qué respuestas dan a ese mundo? O específicamente, ¿cómo observamos nuestra inserción en América Latina y qué proponen como el camino que debemos seguir? ¿Cómo se deben plantear nuestras relaciones con los Estados limítrofes para obtener, para toda la sociedad, mejores condiciones de vida? Preguntas de este tipo son las que deben empezar a llamarnos la atención en serio dejando al margen el tratamiento de los vyrorei como si fueran los temas fundamentales de nuestras vidas.

Fecha: 03/03/2011 08:36.


Añadir un comentario



No será mostrado.