•  Marzha Navarro

Encontré,  sin hacer esfuerzo alguno,   tres motivos para hablar de la Red Globo de Televisión.

 Uno,  e imperdonable,  es  que por su culpa 100% de la población brasileña esta plenamente convencida de que el Paraguay es un país de contrabandistas, falsificadores y traficantes de drogas y armas, cuando en realidad si hay  001% de gente que lo hace es mucho, probablemente en Brasil haya muchas mas.

Dos, porque admiro los telecursos y todos los mensajes educativos de la empresa que es comercial de comunicaciones y entretenimientos, pero en verdad dedica bastantes minutos, tal vez horas diarias a la educación – muestra que aquella vieja teoría de que muchas generaciones se necesitan para un cambio de mentalidad, esta ultrapasada, ya que la Red Globo en pocos días es capaz de cambiar toda una estructura de pensamiento de siglos; y

Tres, bueno el tercer motivo es muy complejo, puedo estar equivocada.   Pero veo claramente que  la red Globo puede difamar y puede educar, pero también puede anular cerebros y valores morales y éticos.

 

Resulta que por comentarios de familiares comencé a observar las telenovelas de la Red Globo, acontece que son muy importantes ya que el Brasil entero sigue sus patrones por lo tanto  considero bastante preocupante la constatación de una  nueva forma de manipulación mediática, que, además, me  recuerda los análisis y comentarios del  renombrado escritor argentino Manuel Fleytas, quien nos alerta  sobre la tercera guerra mundial que según el ya  la estamos viviendo y va dirigida directamente a nuestros cerebros.

 

Cada personaje de cada telenovela es un ídolo, modelo y referente en el país de los rebaños, pero la novedad, y generalizada,  es que cada personaje  es héroe y villano, y  victima y victimario a la vez, dejando aquella acostumbrada tele audiencia cada día con    un sentimiento diferente  hacia el mismo, un día nos compadecemos y amamos la personaje que al día siguiente odiaremos y al día siguiente  estaremos  ansiosos por que pueda huir de la policía luego de haber asesinado a alguien y al día siguiente felices porque alguien la agredió físicamente,   en fin, OJO! Hay mucha confusión emocional y  La bondad, la maldad, la honestidad,  el sexo, la violaciones,  la agresividad, la sobriedad, la maternidad, el estado civil, la justicia,  la moral y la ética todo se relativiza y la población se trasformara  en una especie  minimalista inhumana, neutra, insensible,  idiota y o indiferente a las peores tragedias,  tal como predijo el Intelectual Manuel Fleytas –

 

Evidentemente necesitamos una refinada regulación, pero esta  estará de manos  con la nociva  censura, entonces ¿cual será la salida para ese inminente peligro?

 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.