Un artículo de la prestigiosa publicación británica Financial Times destaca la calidad de la carne paraguaya, colocándola incluso por encima de las procedentes de otros países y que durante años han definido los estándares de excelencia. Se trata de un reconocimiento de enorme valor para la pecuaria nacional que ha experimentado un crecimiento sostenido en los últimos años, elevando los índices de calidad, incrementando los volúmenes de producción y exportación y cumpliendo a cabalidad las exigencias sanitarias de los mercados más difíciles del mundo. El sector cárnico paraguayo consiguió sacudirse de la inercia, conquistó nuevos mercados en base a dedicación, esfuerzo y seriedad y se dispone ahora a realizar nuevas inversiones con miras a incrementar el hato ganadero y consolidar las posiciones ganadas a nivel internacional.

 

¿Pero son los ganaderos el único sector que vuelca esfuerzos y empeño en sus labores? De ninguna manera, pero a diferencia de otras áreas de la actividad productiva nacional, los ganaderos han sumado otros dos elementos lamentablemente muy infrecuentes en nuestro medio. El primero, es la coordinación y la sinergia con el sector público. Este es un factor crucial. Sin la cooperación entre los empresarios y las autoridades del Estado los avances serán siempre frágiles y escasos. Es penoso ver cómo proyectos y planes de expansión y desarrollo naufragan por la incapacidad de consensuar criterios y, especialmente, por no poder construir una visión estratégica compartida, una hoja de ruta que sirva de orientación para direccionar los recursos, los esfuerzos y explotar las potencialidades.

 

Coyunturas beneficiosas para el país se pierden por la ausencia de esta alianza, se desperdician circunstancias favorables para los productores paraguayos porque no existen instancias de coordinación o se retacea la colaboración en uno u otro sentido. Es fundamental para nuestro país romper de una vez con la lógica que supone enfrentados por su misma naturaleza a los intereses del sector privado con los del Estado. Se hace necesario deponer los recelos y las desconfianzas con el objetivo de allanar el camino hacia una relación fructífera entre la iniciativa privada y los funcionarios, técnicos y autoridades públicas.

 

El segundo elemento que –además de la seriedad en el trabajo y la unidad interna en el gremio– apuntaló el crecimiento del sector cárnico es la incorporación de herramientas científicas y tecnológicas de primer orden. La labor en el campo, cuidando a los animales al pie de las tranqueras, quizás no pueda ser sustituida nunca. De lo que se trata es de complementarla con los instrumentos más modernos con el fin de ganar cada vez mayor presencia en los mercados del mundo. Se incluyen aquí desde planes de mercadeo y lobby hasta desarrollo de la genética, pasando por la inversión en laboratorios e instalaciones científicas y en el control del cumplimiento estricto de las obligaciones sanitarias. El secreto de la deliciosa carne paraguaya está pues en la convergencia de estos ejes: trabajo serio, más coordinación estratégica con el sector público, más asimilación de las modernas herramientas que la ciencia y la tecnología puede ofrecer en la actualidad. Esa es la ecuación de la calidad.

 

 

 

 

Comentarios  Ir a formulario



Andrés Granje

LA CARNE PARAGUAYA ENTRE LAS MEJORES DEL MUNDO.

La información es para congratularse, en un importante periódico de los Estados Unidos comentan que la carne paraguaya superó en calidad a la carne Argentina en el mercado Mundial, inclusive, señala, que tiene un precio referenciado mas elevado como consecuencia de ese hecho. Esto tiene una gran significación sabiendo el legendario reconocimiento mundial a la carne Argentina. Es como si se superará en el mercado internacional a los vinos Chilenos o al café colombiano, que tienen un rotulo de excelencia que nadie discute en al actualidad. Señala también la información que esto hace que crezca el pedido de exportar carne nacional por la aceptación que tiene en el mundo.
Indudablemente las cosas se están haciendo bien en el sector pecuario, los ganaderos, veterinarios, cabañeros, trabajan criteriosa y planificadamente no solamente en la producción, sino también en la genética, sumado según señalaron en el sector, a la alimentación orgánica de las reses, solamente mejorada en casos necesarios por complementos también naturales. Esto demuestra igualmente que no existen milagros en las producciones pecuarias, ya que el resultado actual es el trabajo paciente de años de dedicación del sector, al que también se le debe sumar el aporte oficial a través de campañas de vacunación y sanitación que dan la garantía que se exporta carne de primera calidad.
Esta situación, empero debe servir para una mejor atención a la parte social de los trabajadores de los establecimientos ganaderos, sabido es la situación de abandono en que se encuentran estos esforzados trabajadores, realizan una tarea ruda, sacrificada como pocos y son los peores remunerados, y con nulos beneficios sociales, es tiempo que los ganaderos que ahora tienen un excelente pasar, por las condiciones sumamente favorables que otorga este venturoso presente que ellos consiguieron con trabajo inteligencia y dedicación, reparta aunque sea en minima proporción a sus trabajadores estos beneficios, que también son hacedores de estos logros, terminando con años de injusticia y postración para el sector.
La ciudadanía que también se solaza con estas conquistas de la ganadería paraguaya, sin embargo acrecienta su preocupación, ya que por la gran demanda del producto afuera, las góndolas de los súper mercados tienen solamente como adorno los cortes de carne, pues las familias pobres hace tiempo dejaron de consumir el alimento, principalmente los mejores cortes, parece un contrasentido, que en el país de la carne mas rica del mundo sus habitantes deben consumir carne de pollos o hacerse vegetariano por los altos costos que tiene el producto en el mercado, es como si en Venezuela sus habitantes debieran andar en carretas con bueyes porque no pueden pagar la gasolina del automóvil. Indudablemente algo se debe hacer desde el gobierno para regular el precio de la carne en el mercado local y permitir nuevamente el consumo masivo de la ciudadanía de su alimento mas deseado.

Fecha: 17/03/2011 17:11.


Añadir un comentario



No será mostrado.