Guillermo López Flores

El presidente Fernando Lugo escribía en el libro de visitas del Museo de Remanentes de Guerra de Vietnam que EEUU "nunca" podrá resarcir todo el daño que ha hecho a los vietnamitas… y "En Estados Unidos, a los criminales de guerra se les llama héroes"...

En ocasión del velatorio del Sr. Ananías Maidana, histórico dirigente y luchador del comunismo paraguayo, el Pte. Lugo decía que el ex dirigente político era un ciudadano meritorio y merecedor del respeto ciudadano, alguien que pudo soportar las cárceles de la dictadura de Alfredo Stroessner.  “Ananías es alguien que no ha claudicado, ha decidido morir de pie y no vivir de rodillas”. Posteriormente lo condecoró con el grado de Orden de la Cruz del Defensor, el máximo honor que rinde el Estado paraguayo a los líderes civiles.

Tanto  Ho Chi Min de Vietnam,  Ernesto Guevara, Mao Zedong en China, etc.,   aparte de la aspiración legítima de luchar contra un opresor  y por un mundo más justo, incuestionablemente buscaban imponer la feroz dictadura del proletariado. Fundamentada en un error intelectual --el marxismo--  recurrieron  a la violencia y al crimen para conseguirlo. Los Ananías  Maidanas y Guevaras de este mundo luchaban por imponer el comunismo muy real que ha existido en una época determinada, en países concretos, encarnado por dirigentes célebres –Lenin, Stalin, Mao, Ho Chi Minh, Castro, Pol Pot, Ceacescu, etc. Superando los crímenes individuales, los asesinatos puntuales, circunstanciales, los regímenes comunistas, a fin de asentarse en el poder, erigieron el crimen en masa en un verdadero sistema de gobierno con una memoria del terror que sola amenaza represiva sigue  siendo eficaz   hasta hoy día la en Cuba o China. Ninguna de las experiencias comunistas escapó de esa ley: ni la China del "Gran Timonel", ni la Corea de Kim Il Sung, ni siquiera el Vietnam del "agradable Tío Ho" o la Cuba de Fidel, acompañado por el puro Che Guevara, sin olvidar la Etiopía de Mengistu, la Angola de Neto y el Afganistán de Najibullah.

El caso del Dr. Ernesto “Che” Guevara o el del Sr. Maidana deben servir  para sentar  un  importantísimo criterio a ser tenido en cuenta a la hora de valorar las personas: los juicios éticos sobre la actuación de las figuras públicas nunca deben formularse sobre las intenciones que abrigaron, sino sobre los medios empleados y sobre los fines perseguidos u obtenidos. Deben ser juzgados por sus frutos

Dr. Ernesto Guevara  no fue simplemente un profeta fracasado. Fue un apóstol de la violencia y un  hombre profundamente equivocado que hizo muchísimo daño por defender sus ideas atrabiliarias. La posteridad lo  ha convertido en un mito despegado del contexto histórico-político en que cumplió su trágico destino personal, con olvido de la causa política a la que sirvió. El cliché publicitario de nuestra época -que Guevara era un hombre fundamentalmente bueno   y generoso y el aura romántica que lo envuelve en la evocación de ciertos sectores juveniles- debe confrontarse con el de cultor de la violencia y del odio ideológico y un adherente fervoroso a concepciones políticas inconciliables con los ideales de libertad y democracia. No empuñó el fusil solo para combatir a una tiranía -como fue, sin duda, la de Batista- sino también para imponer un modelo aberrante, vaciado en el molde del totalitarismo leninista, y exportarlo de Cuba al mundo.  Guevara dijo en la Conferencia Tricontinental de La Habana que era necesario tener un "inquebrantable odio por el   enemigo, el que empuja al ser humano más allá de sus limitaciones   naturales, convirtiéndolo en una máquina de matar fría, violenta,   efectiva y selectiva." Y no sólo eso. Ese odio asesino era el   prerrequisito indispensable para construir un mundo mejor.

El comunismo que preconizaba el Sr. Maidana en Paraguay  se estima produjo cerca de 100   millones de muertos (El Libro Negro del Comunismo).

URSS: 20 millones de muertos. China: 65 millones de muertos. Vietnam: 1 millón de muertos. Corea del Norte: 2 millones de muertos. Camboya: 2 millones de muertos. Europa Oriental: 1 millón de muertos. América Latina: 150.000 muertos. África: 1,7 millones de muertos. Afganistán: 1,5 millones de muertos. Movimiento comunista internacional y partidos comunistas no situados en el poder: una decena de millares de muertos.

La derecha y sus lacras. A veces, las simetrías no son hermosas, sino terribles. Tal es lo que ocurre con la «espantosa simetría»,  entre la intolerante izquierda del Pte. Evo Morales y Chávez, por ejemplo,  y la intolerante derecha de los evangelistas norteamericanos Pat Robertson y Jerry Falwell llamando a la guerra en Irak y creyentes islámicos. Jean-Marie Le Pen en Francia, Umberto Bossi en Italia,  Jorg Haider en Austria,   Vlaams Block en Bélgica: el Partido del Pueblo en Dinamarca, el Partido del Progreso en Noruega, la Lista Pim Fortuyn en Holanda. La fuerza neofascista en Europa posee, como lo indica el Financial Times de Londres, una marca común: detestan las instituciones mediadoras. Quieren coger por los cuernos a todos los toros de sus prejuicios: el trabajador migratorio, el árabe, el judío, el negro, la mujer independiente, el pobre que lo es por su gusto, el miserable que lo es por holgazán...

La supremacía del capitalismo liberal. Al concluir el siglo XX que quedó demostrado la supremacía aplastante del modelo económico liberal y capitalista como la herramienta mas eficaz para la creación de riqueza, por sobre la receta socialista.  En un efecto dominó se derrumbó la Unión Soviética seguido por la Europa del Este , el muro de Berlín. China comunista  primero y después Vietnam -en un volantín ideológico fantástico y pragmático- adoptó un capitalismo lesseferista salvaje, y solo quedan en el paisaje socialista escombros como Corea del Norte y Cuba que deben ser los únicos lugares de la tierra donde aún rigen cartillas de racionamiento.

Pero tiene grandes falencias. El derrumbe el socialismo no es el fin de la historia como preconizaba Fukuyama, porque no se derrumbaron la pobreza, la injusticia, la inequidad, y en muchos casos, la explotación del hombre por el hombre. Al decir de Carlos Fuentes, con el fin del siglo y el milenio, concluyeron también dos teorías reduccionistas de la economía y la sociedad: i) el llamado "socialismo real", que no era ni socialismo ni real, sino la fachada totalitaria y dogmática de una economía sin libertad ni eficacia; ii)  el dogma de la libertad irrestricta del mercado, de Ronald Reagan en EE UU y Margaret Thatcher en la Gran Bretaña. Supuestamente abandonadas a la mano divina del mercado, las fuerzas económicas, concentradas en la cúspide, irían goteando sus beneficios hacia las mayorías. Pero no sucedió así. La concentración en la cima se quedó en la cima.

El capitalismo propone las razones de la economía pero con  los derechos del hombre subalternos a los derechos del mercado. El liberalismo y la democracia proponen los valores del consenso político. En el compromiso entre ambos, la izquierda es el espacio político en el que los más débiles de la sociedad y del mercado pueden combatir y negociar sus conquistas. Aun estando en desacuerdo con  el recetario que desearía aplicar la izquierda a los problemas que afectan y afectarán a nuestra sociedad, me parece magnífico que exista una izquierda respetuosa del Estado de Derecho, tolerante con otras ideologías y dispuesta a convivir con ellas pacífica y respetuosamente dentro de las instituciones.

Un país moderno necesita de todo el espectro político democrático. Necesita una izquierda como la descripta y necesita una derecha civilizada y dialogante. Y entre ambos extremos del arco ideológico, tampoco debe prescindirse de ningún grupo dispuesto a colocarse bajo la autoridad de la ley: liberales, democristianos, socialdemócratas, conservadores o comunistas. Nuestro desafío es si seremos capaces de construir ese tipo de sociedad  tras  la herencia  de perversión de la política que nos legó  la larga dictadura, y  que tan vivo y coleando (la perversión política)  aun habita entre nosotros.

 

 

ISC Consultoria, Proyectos, Ingeniería

San Salvador 616, Asunción, Paraguay

Tel/Fx: (595 21) 293 277; 282 534

Pagina Web: www.isc.com.py

Email:isc_info@isc.com.py

Comentarios  Ir a formulario



Anónimo

estimado ingeniero:

¿quién dijo que el sistema capitalista ha triunfado, cuando el propio Joseph Stiglitz ha abominado de los sucios métodos especulativo de los "banksters", que privatizan ganancias y socializan sus pérdidas, tal ocurriera en todas las crisis que provocaron en dos siglos en Europa y Estados Unidos, dejando a miles sin hogar, sin trabajo y por debajo del nivel de pobreza, sin seguros de salud y jubilación... gracias a los tramposos de la Fed?

Vea Ud. a China, ahora el más grande acreedor de un país que financi sus guerras y gestas invasoras ¡con tarjeta de crédito!
No soy economista, pero tampoco me chupo el dedo. El capitalismo salvaje está en la recta final y en su desesperación busca hacerse con recursos ajenos... manu militari al mejor estilo fenicio-cartaginés.
Creo que Ud. debería esgrimir argumentos sólidos y no meros adjetivos calcaddos de Reader´s Digest o ABC incoloro. Y leer más información seria y calificada para estar al día con los padecimientos de 64.000.000 de norteamericanos estafados por Su sistema, al que Ud. defiende con denuedo digno de mejores causas.
Nunca fui "de izquierdas", ni hice hurras al "Ché", pero sé lo que es la dignidad humana de quiienes resisten con la frente alta bloqueos e invasiones sin arrodillarse, como muchos paraguayos genuflexos ante la pasada tiranía de la que aún no aciertan a salir, tan acostumbrados estaban a inclinar la cerviz y obedecer la "orden superior".
Las peores tiranías que hemos tenido, no han sido ajenas al State Dpt. al CFR, a la Trilateral y nuestros políticos cómplices y nuestros militares becarios de la "Escuela de las Américas". Mis argumentos están en adjuntos, para que, si tiene tiempo y ganas, los vea, y oiga, que va uno en audio mp3, antes de atiborrar mis e-mails con sus mamotretos calcados de la prensa distractiva.

Atentamente Chester Swann

PD Amistosamente lo invito a mi casa a debatir civilizadamente... con documentación en mano, que las palabras las lleva el viento y la letra permanece.
Puede llamarme al 642 075 para gestionar un almuerzo familiar de domingo.

Fecha: 22/03/2011 14:36.


Añadir un comentario



No será mostrado.