La incautación de 190 kilos de cocaína de alta pureza (cotizada en 17 millones de dólares) y la detención de tres integrantes de una banda de narcotraficantes con ramificaciones en Hong Kong y Alemania muestra, una vez más, el papel que nuestro país juega en el tráfico internacional de drogas. A su ya conocido rol como uno de los mayores productores de marihuana del continente, a Paraguay hay que incluirlo también entre un país de intenso tránsito de otro tipo de sustancias, como la cocaína. Este último operativo –realizado, dicho sea de paso, por el Departamento de Antinarcóticos de la Policía sin intervención de la Secretaría Nacional Antidrogas– evidencia además que existen grupos de narcotraficantes que eligieron nuestro país como punto de salida de la droga rumbo a otros continentes. Según las investigaciones, la cocaína en cuestión es de origen colombiano, pasó por Perú y Bolivia, hasta el Puerto Suárez, frente al departamento de Alto Paraguay.

Esta nueva ruta, por vías terrestres o fluviales, vino a sustituir a los transportes aéreos debido al fuerte aumento de los controles en los cielos, especialmente por parte de la aviación brasileña.

Si bien esta operación ha sido un golpe muy duro al narcotráfico, no caben dudas de que éste continúa actuando y quizás en proporciones cada vez mayores en nuestro país. No solo se constata el tránsito de grandes volúmenes de droga a través de Paraguay sino también la capacidad que tienen estos delincuentes de adaptar eficazmente sus métodos y rutas en función de evadir los controles y a las fuerzas de seguridad. Es necesario tomar nota de estas señales, antes de que el narcotráfico crezca todavía más en magnitud de envíos, influencias, capacidad operativa y potencia de fuego. El tráfico de drogas y las organizaciones transnacionales que lo promueven y administran son uno de los mayores peligros para la democracia. Allí están los ejemplos de Colombia y México, países en los cuales el combate a los narcos es ya de vida o muerte para la institucionalidad y la convivencia democrática.

 

Muy particularmente México –nación hermana hoy desgarrada por una violencia que no cesa– enfrenta un tiempo decisivo en el que se verá si la sociedad y el Estado son finalmente capaces de imponerse a los muchos y poderosos carteles que actúan en su territorio. Para llegar a esa etapa son precisas fases previas, sin embargo. Estas fases pueden resumirse en un solo concepto: el progresivo apoderamiento por parte de los narcotraficantes de las instituciones públicas por la vía del soborno y el amedrentamiento, pero sobre todo a través de la inyección de dinero en la política. El financiamiento de candidaturas –de cualquier partido o ideología– es un paso obligado en el proceso de expansión del negocio de las drogas. A medida que aumentan la actividad y los intereses de los traficantes se va tornando cada vez más útil para ellos contar con cobertura y respaldo en el ámbito de la política.

 

Como un virus, el crimen organizado se va infiltrando en el aparato institucional debilitándolo y corrompiéndolo hasta que no queda nada de él más que la fachada. De ahí la necesidad de transparentar decididamente el origen de los recursos con los que se solventan las campañas y los movimientos políticos en nuestro país.

 

http://www.lanacion.com.py/articulo.php?el-creciente-peligro-del-narcotrafico&edicion=2&sec=29&art=17113

Comentarios  Ir a formulario



Anónimo

EL PODER DE LA MAFIA

Andrés Granje.
Pobladores de las localidades donde se realiza el Operativo “Ko'e Pyahu”, que hasta el momento destruyó 111 hectáreas de plantaciones de marihuana, cifra muy superior a la de años anteriores, se muestran preocupados por la secuela que puedan tener esta acción en el futuro, hasta un Intendente de una de las localidades mostró preocupación diciendo que esperan con temor las represalias de los grupos mafiosos, señalando que puede haber una ola de asesinatos, robos, asaltos y ajustes de cuenta como consecuencia de esta acción del gobierno. Por esto afirmamos que es importante y necesario el operativo que se realiza, pero también se debe brindar protección a los lugareños después, para no sufrir persecuciones y que resulten victimas inocentes de los matones de los narcotraficantes.




El Ministro del Interior Carlos Filizzola, reconoce que en el comercio marginal de las drogas están involucrados efectivos policiales, autoridades locales y nacionales, por lo que es difícil de combatirla, son demasiados los obstáculos que se deben vencer para lograr dañar las solidas estructuras del mal de estas actividades clandestinas que mueve montañas de dinero, señalo el secretario de estado que quieren erradicar la corrupción de las filas policiales, manifestando que están en una tarea de depuración interna, eliminando los elementos nocivos al cuerpo policial, Filizzola requiere del apoyo de la ciudadanía en esta lucha frontal que están encarando en contra del narcotráfico, de otra forma no vemos posibilidades de éxitos en el operativo.
En las zonas norte y noreste de la región oriental, por demasiado tiempo el estado estuvo ausente con sus instituciones, por lo que se ha convertido en una zona liberada para la marginalidad y la injusticia, este abandono del estado hizo que los grandes carteles de la mafia radicaran sus centros de operaciones en estas geografías, cómplices por su conformación para amparar irregularidades, como el cultivo de grandes plantaciones de marihuanas en las entrañas de los bosques, el rollo trafico, el narcotráfico y hasta la irrupción en el espectro nacional del tristemente celebre grupo armado auto denominado Ejercito del Pueblo Paraguayo, EPP, todos sentaron su reinado de terror y muerte en estas zonas, ante la inacción y hasta la complicidad de las autoridades nacionales, como lo reconoce el Ministro Filizzola.
Por eso arrasar con los cultivos de la hierba maldita es un primer paso fundamental, para seguir avanzando en otros frentes, erradicando tanta inmundicia en el Paraguay, deben ser consciente las autoridades que están jugando con fuego, por la alta peligrosidad y el poder que alcanzaron los carteles multinacionales instalados en estos departamentos, dedicados al narcotráfico, que permeabilizan con el dinero que mueven toda la estructura institucional de la república, pero era un compromiso moral que todo gobierno que se precie de sano debía emprender para terminar con tanta iniquidad e impunidad. Lo que volvemos a repetir es que esperamos fervientemente, como todos los ciudadanos de bien en el Paraguay, que este combate sea algo serio y continuo de tal forma a terminar con el flagelo generador de la inseguridad, el crimen y la corrupción en el país, de otra forma la puesta en escena será como un boomerang que se volverá con fuerzas contra los que impulsaron la mascarada.

Fecha: 28/03/2011 11:16.


Anónimo

Paraguayo condenado en Alemania por narcotráfico

Un Tribunal de Hamburgo, en Alemania, condenó hoy a 11 años y seis meses de cárcel a un ciudadano paraguayo por dos casos graves de narcotráfico.

El paraguayo formó parte de un grupo, integrado además por turcos y alemanes, que introdujo a Alemania dos importantes cargamentos de cocaína procedente de Paraguay. La droga venía oculta en contenedores cargados con briquetas de madera.

El grupo fue arrestado en abril pasado, cuando se disponían a retirar del puerto de Hamburgo un contenedor, conteniendo nada menos de 1.200 kilos de cocaína, valorada en varios millones de euros.

Ya anteriormente habian introducido a Alemania de la misma manera un cargamemto de unos 500 kilos de cocaína.

Las autoridades alemanas que venían rastreando al grupo desde el mismo momento en que la droga fue despachada en Paraguay, asestaron el golpe antes de que la droga pueda ser distrubuida por toda Europa.

Ya la semana pasada, dos turcos integrantes de la gavilla fueron condenados a penas de 12 años y seis meses y cuatro años y seis meses, respectivamente.

En el caso de las tres condenas, tanto la fiscalía y la defensa, que ya habían llegado a un acuerdo sobre las penas, anunciaron que no apelarán las sentencias.

En los próximos diás serán dictadas las sentencias a los restantes integrantes del grupo, que en su mayoría admitieron su culpabilidad, colaborando además con las autoridades en el esclarecimiento del caso.

Acosta Espinoza, sin antecedentes penales, residente en Alemania desde 1999 y con perfecto dominio del idioma alemán, no sólo aceptó la condena, sino que pidió perdón al Tribunal y al pueblo alemán por el grave hecho delictivo y pidió al juez que intervenga en su favor, para que durante la purga de su condena se le permita trabajar en la biblioteca de la prisión.

dpa

Fecha: 08/04/2011 15:35.


Añadir un comentario



No será mostrado.