Desde el 1 de enero hasta hoy: 598 muertos en motos, según datos que da la Comisario Elisa Ledesma Accidente sobre Bruno Gugiari casi Pirizal. Dos heridos, circulaban en motocicleta (Mariano Mercado)

Comentarios  Ir a formulario



Anónimo

VICTIMAS DEL TRÁNSITO

por Andrés Granje

En la víspera se conmemoró en la Plaza de las Américas ubicada en Mariscal López y San Martín, organizado por la Municipalidad de Asunción y La Asociación de Familiares, Amigos y Víctimas de la Inseguridad Vial (AFAVIV) el Día Mundial de Recordación de las Víctimas de Accidentes de Tránsito, se calcula que en nuestro país en el año 2013 se registraron más de 40.000 accidentes de tránsito, con desgracia personal de los cuales 1000 fallecieron, los principales accidentes se dieron en Asunción, Central y Ciudad del Este respectivamente, aunque ningún departamento incluido el chaco central han quedado fuera de los registros, lo que indica de que manera estos accidentes y sus secuelas afectan a la vida nacional.

Se cree que el número de accidentado ha bajado este año fruto a los trabajos de concienciación, pero estas cifras recién se oficializaran a fines de este año, ya que entramos en la etapa más difícil y en donde la espiral de los accidentes crecen que es la época de fin de año y el comienzo de la época estival, en las vacaciones donde abundan los accidentes, un alto componente de estos percances, como dijeron ayer muchos de los familiares de las victimas en el acto aludido, es la ingesta de alcohol, y no pueden ser llamados accidentes porque eran totalmente previsibles que el único desenlace esperado era el choque poniendo en riesgo la vida de terceras personas en estos accidentes.

El sábado la Patrulla caminera, nueva designación de la antigua Policía Caminera del MOPC, realizó el alcotest, en diversas rutas del país, demorando a más de 230 conductores que conducían en estado etílico, lo que indica que potencialmente como mínimo se tenía esa cantidad de posibles accidentados, por conducir en estado de ebriedad. Aparte se sabe que los lesionados por estos percances originan una alta erogación económica para el estado, ya que en un primer momento, un alto porcentaje de los accidentados son derivados hacia el sistema de emergencia publica y luego en algunos caso trasladados hacia otros centros asistenciales, por lo que se constituye en un problema de salud pública que insume recursos económicos y de personal que hubieran sido más útil en otras actividades de la medicina.

Por eso estas jornadas de recordación como el realizado en la víspera, el testimonio de familiares y víctimas de los accidentes de tránsito, son importantes y deben ser escuchados por la ciudadanía para tomar conciencia de esta irresponsabilidad colectiva conformada en flagelo para nuestra sociedad, que con relación a las cifras de otros países de la región tiene índices muy elevados en cuanto a la cantidad de habitantes. Muchas son las causas, entre ellas inclusive el mal estado o la mala señalización de las arterias viales ciudadanas y ruteras, pero en todos los informes se destacan la alta imprudencia de los conductores al conducir en estado de beodez y no cumplir las reglas del tránsito, lo que debiera ser mejor controladas también por las autoridades.

Fecha: 18/11/2014 10:53.


Anónimo

La educación vial es una prioridad

Hace pocos días se realizó frente al local de Emergencias Médicas en Asunción un acto para promover la seguridad vial y alertar acerca de los altísimos índices de accidentes automovilísticos en nuestro país.
No es menor el detalle del sitio en que se realizó la acción –que, dicho sea de paso, forma parte de un plan de actividades semejantes a ser desarrolladas en las próximas semanas–, ya que este centro asistencial concentra en un alto porcentaje la atención de los casos de accidentados en colisiones de automotores.
Es también oportuna la época del año en que se impulsan estas acciones de concienciación, ya que nos aproximamos al último mes del año, cuando se realizan todo tipo de encuentros sociales y recreativos donde se consume gran cantidad de bebidas alcohólicas, elemento estrechamente ligado a la ocurrencia de accidentes en las calles y rutas.
El problema de la seguridad vial ya tiene en nuestro país las proporciones de una terrible epidemia. Cada día, los casos de muertes, mutilaciones o heridos graves a consecuencia de colisiones automovilísticas llenan las páginas policiales de la prensa o los informes de los noticieros de televisión. Se trata ya de un asunto de salud pública que está creciendo aceleradamente debido al aumento descontrolado del parque automotor, las deficiencias estructurales de los caminos, los escasos controles policiales y la falta de conciencia de muchos conductores y transeúntes.
La tasa de fallecimientos por accidentes de tránsito en Paraguay es de 22 por cada 100.000 habitantes. En países como Noruega y Holanda esta tasa solo llega a 5 por cada 100.000 habitantes. Esta comparación brinda una idea de lo mucho que hay por hacer, pero también de la cantidad de vidas que es posible salvar realizando inversiones correctas y desarrollando una amplia política de seguridad en las rutas y calles del país.
Además del costo humano, los accidentes de tránsito representan una verdadera sangría de recursos para las familias afectadas y para el Estado. El sector público debe destinar grandes fondos a la atención de víctimas de accidentes que muy bien podrían haberse evitado. Datos actualizados referentes a esta problemática señalan que en el 2013 se registraron 40.000 accidentes de tránsito, el 52% de los cuales tuvo como protagonistas a motociclistas. El mayor número de accidentes se produjo en capital, y en los departamentos de Central y Alto Paraná, seguidos de Itapúa y San Pedro. Las víctimas están comprendidas, en su gran mayoría, entre los 15 y los 34 años de edad.
Además de la inversión en señalizaciones, el endurecimiento de las sanciones y controles más rigurosos, es preciso también diseñar planes a largo plazo para superar este grave problema de salud pública. Esto supone trabajar en el ámbito de la educación. No se trata solo de la cantidad de muertes ocasionadas por los choques y los arrollamientos, que es de por sí más que alarmante, sino también por el creciente número de personas lesionadas y que quedan con secuelas físicas más o menos graves y que afectan su vida social y laboral.
Con la explosiva proliferación de motocicletas se ha creado un numeroso conjunto de personas que, habiendo sido víctimas de una caída o de una colisión, arrastran dificultades crónicas derivadas de sus heridas.
Ya desde el primer grado los alumnos deben aprender los conceptos elementales de la seguridad vial, los derechos y obligaciones de peatones y conductores de vehículos de dos y cuatro ruedas, el significado de las señales de tránsito, la importancia de respetar las normas y las terribles consecuencias de no hacerlo, los reglamentos en vigencia en el tránsito en rutas y ciudades, etcétera.
Con ello se estará formando una nueva generación de ciudadanos más prudentes y respetuosos de las leyes y normas.

http://www.lanacion.com.py/articulo/183603-la-educacion-vial-es-una-prioridad.html

Fecha: 18/11/2014 10:56.


Añadir un comentario



No será mostrado.