• Guillermo López Flores

Por las promesas electorales, acicateado por una virulenta opinión mediática al que se alineaban casi-automáticamente políticos y referentes sociales (y que hoy oportunistamente se disocian), el gobierno del Pte.  Lugo nunca ha tenido otra mira que la casi obsesiva  de negociar el contencioso Itaipú desde el dia mismo  de su asunción al poder. Pero ello ha sido  en detrimento de  la debida atención a los problemas de  los demás sub-sectores energéticos como el gasoil via la interminable sucesión de problemas de PETROPAR, el siempre precario suministro de gas de cocina (GLP), el alcohol combustible y el biodiesel que podrían dar muchísimo mas al país, y sobre todo la leña/carbón, el combustible de los mas pobres y el de mayor consumo en el país.

 

Por ello la crisis del sector eléctrico, al que hoy se suma el temas del gas de cocina (gas licuado de petróleo) no es casual ni fruto de un designo divino.   Nuestro pais, uno de los privilegiados del mundo que produce mas de  7 veces la electricidad  que consume,  debe recurrir  a generadores diesel eléctrico  o termogas  para sostener su sistema eléctrico a pesar de la extraordinaria utilidad financiera registrada por su empresa monopolica en los pasados ejercicios; o que hoy suframos  aguda escasez de gas de cocina, pues dependemos totalmente del abastecimiento de  Argentina,   un pais que a su vez  depende de otro para enfrentar el drama de su abastecimiento, Bolivia,   a su vez con sus problemas. "La mitad de toda la energía que la Argentina consume es gas natural, y su  oferta es cada vez menor".  Decia un  Ex-Secretario de Energia de  la Argentina y remarcó  "la Argentina dejó de ser un país gasífero  y hoy  tiene dificultades para abastecer su propia demanda pues  año a año la producción baja y la demanda crece”. Y advirtió que la escasez de gas es un problema que tiende a agravarse con el paso del tiempo y el  problema es serio y  la  solución va a demandar mucha materia gris, dinero y tiempo.  Pues bien, nosotros dependemos de éste pais y lo sabemos de hace rato, sin hacer nada, de nada.

 

 

El  estado paraguayo, en vez de empantanarse en el suministro de gasoil, con un subsidio ineficiente que mas beneficia a los ricos,  y en una interminable sucesión de problemas, desmajeno y obscuras transacciones como el de PETROPAR-PDVSA, debía redefinir su rol en el suministro del gasoil y dejarlo  al sector privado bajo un régimen de libertad vigilada al menos, que tan buenos resultados diera  en el tema de las naftas. ¿Cuanto hace que no hay  problemas con las naftas?

 

El GLP tiene reservas sustanciales gracias al doble origen, ya que  unos  60% proviene de la extracción del gas y petróleo y el 40%, del refinado del petróleo. De todo el gas natural y petróleo extraidos, 5% por lo menos constituye GLP. Asi que cuando Bolivia, y sobre todo Brasil, exploten sus ricos yacimientos hidrocarburíferos habrá GLP,  a tutiplé.   El suministro de GLP no depende de la disponibilidad de ninguna fuente en particular y el GLP se puede obtener desde todas las partes del mundo, no solo desde un país. Esto constituye una ventaja importante durante una crisis de suministro, cuando la disponibilidad inmediata es esencial.  Además, en lugar de depender de una infraestructura fija que puede ser vulnerable a los cortes de suministro, el GLP se puede transportar desde cualquier sitio de la región y del mundo,  usando una combinación óptima de mar, tren y carretera. Esta flexibilidad facilita no solo el transporte del GLP al territorio nacional sino también su distribución a los hogares e industrias. El GLP no utiliza redes de tuberías de lo que nosotros carecemos totalmente.  Con su disponibilidad y sus diversas opciones de fuentes, rutas de transporte y aplicaciones, el GLP debería  jugar  un papel importante en  un modelo energético más competitivo, sostenible y seguro.

 

El gas natural o el GLP, son muy necesario para diversificar la matriz energética y como insumo industrial en un pais agroindustrial. Pero como  este sector no existen las condiciones de mercado y de geopolítica  energética regional,   sí es esencial la presencia del estado, mediante una empresa nacional de petróleos moderno, al estilo ENAP, ECOPETROL, PETROBRAS, etc. Simplemente, no hay condición para que el sector privado invierta y garantice el suministro. Una empresa publico-privada (nacional oil company), participando  en los negocios regionales de gas y gasoducto  (y porque no de petróleo también), en asociación publico-publico o publico-privada puede posibilitar el abastecimiento nacional, seguro y de largo plazo del gas natural o el GLP.

 

Pero hay muy poca esperanzas en este tipo de visión o proyecto. Todo estos males que nos aquejan, no son sino el simple y previsible resultado de décadas de desidia, improvisación e incompetencia de una clase dirigencial, política, publica y privada,  que sustenta por desidia, desconocimiento  o conveniencia una cúpula gerencial que si bien deviene de gobiernos anteriores, se reproduce como la hidra y mediante  simple enroques, siguen tan campantemente  con la presente administración  y sin pudor se acomodarán con los siguientes gobiernos. Los responsables del sector energético paraguayo viven en una burbuja donde la crisis del sector no afecta en lo mínimo su bienestar ni su futuro, pues son los asalariados mejor pagados del país, con los mejores beneficios sociales, reciben capacitación y educación internacional, con generosos viáticos viajan permanentemente a los balnearios mas lujosos de la tierra en un rosario interminable de seminarios, conclaves, conferencias, talleres energéticos, ambientales, regulatorios, a traer inversiones o para mejorar el acceso energético a los pobres, etc. La realidad es que no hacen sino  priorizar sus privilegios e intereses personales y corporativos por encima del interés general, pues están exentas de la “accountability”, esto es, de la rendición de cuentas con  responsabilidad por los resultados y por el que se recibe castigo y premios. Si fuese asi, y en vista de los resultados, la  cúpula energética paraguaya y el poder politico que los sustenta estarían en la calle, bajo el frio y la lluvia,  buscando empleo (o disfrutando de lo acumulado), y  no poniendo en riesgo innecesario y evitable una actividad tan trascendental para el bienestar de la sociedad y la economía del país. Este gobierno, en muchos aspectos y salvo honrosas excepciones, es  prácticamente mas de lo mismo.

 

Guillermo López  Flores

ISC Ingeniería  & Consultoría

San Salvador  616

Asuncion, Paraguay

www.isc.com.py

Tel.(595 21) 293 277

Comentarios  Ir a formulario



Anónimo

Es hora que la ANDE sea dirigida por patriotas

Ing. Orlando Valdés (*)

Recordemos que a la fecha, la ANDE no puede retirar de Itaipú potencias superiores a 1.350 MW, a pesar de requerir potencias del orden de los 1.900 MW, porque no instaló en tiempo y forma transformadores en la Subestación Seccionadora de la Margen Derecha (SE-MD). También tiene limitada en 420 MW de potencia eléctrica su capacidad de retiro desde Yacyretá, situación que continuará por varios años más, a pesar de tener a su disposición en dicha central más de 1.300 MW de potencia.

Pésimo servicio. La ANDE tampoco puede entregar a los usuarios energía eléctrica con calidad y confiabilidad para la atención de la actual demanda y mucho menos para atender siquiera el crecimiento vegetativo del sistema eléctrico interconectado nacional por falta de inversión en líneas de transmisión y en las estaciones y subestaciones transformadoras integrantes del sistema de distribución.

Prioridad nula. Los criterios utilizados para la definición de prioridades en la ANDE continúan siendo una incógnita para el común de los mortales, ya que, a pesar de que sus carencias se concentran en los sistemas de transmisión y distribución, continúa realizando gestiones para ejecutar obras de generación, que nuestro país posee en abundancia en Itaipú y Yacyretá.

Obra innecesaria. Tanto es así que ha llamado a licitación las obras para maquinizar la represa de río Yguazú, con capacidad para generar 200 MW de potencia eléctrica, por apenas tres horas y media al día, con una capacidad anual de producción de energía de 180 GWh/año.

Dinero tirado. Los recursos que se utilizarán para la construcción de esta innecesaria, ineficiente y peligrosa central hidroeléctrica acarrearán compromisos superiores a los 240 millones de dólares al Estado paraguayo, que deberán ser pagados por nuestros hijos y nietos, siendo sus principales beneficiarios el banco japonés, las empresa consultora japonesa y las de construcción extranjeras.

Entreguistas. Desde luego que esta actitud entreguista de los gerentes de la ANDE es la misma que siempre han tenido en las binacionales, en su carácter de representantes del Estado paraguayo y cuyas consecuencias son de público conocimiento.

Se necesita de patriotas. Es hora de que el sector eléctrico nacional sea dirigido por patriotas, por personas que amen a nuestro país, que no antepongan sus intereses particulares o grupales al bien común; deberían tomar como ejemplo a los integrantes de la selección paraguaya de fútbol, a quienes poco o nada les importó el posible enojo del pueblo japonés, sabían que el resultado positivo de su gestión sería para alegría y beneficio de la población paraguaya.

(*) Ingeniero electricista, especialista en temas eléctricos.

.................................................................

Servicio informativo de Mundo de la Electricidad, revista especializada, 15 años sirviendo al Paraguay.

Lea esta opinión en la edición 127 de Mundo de la Electricidad que estará en circulación, DIOS medianteel 30 de julio.

www.mundoelectricidad.com.py

Fecha: 22/07/2010 18:21.


Añadir un comentario



No será mostrado.