• Benjamín Fernández Bogado

Cuando a finales de marzo de 2006 ningún político quería encabezar la manifestación en contra del gobierno de Duarte Frutos, quien insistía en violentar todas las instituciones para posibilitar su reelección, todos miraron a un obispo en cuarteles de invierno para liderarla. Fernando Lugo era entonces director de un modesto colegio de la congregación católica del “Verbo Divino” y estaba dispuesto a sacrificarse ante lo que los políticos creían podría ser un fiasco.

La historia es que 40 mil personas reunidas en el centro de Asunción mas que vitorear a Lugo gritaron en contra de la continuidad del partido colorado y de Nicanor Duarte Frutos quien, según cuentan sus allegados, a esa hora y mirando la televisión rezaba tomado de las manos con sus colaboradores para evitar que la manifestación popular de repudio se convirtiera en el fin de su gobierno. Fernando Lugo llegaba rodeado por políticos y activistas sociales para gritar a voz de cuello el fin de la corrupción y el basta a los excesos de los miembros de la Corte Suprema de Justicia quienes estaban dispuestos a interpretar la constitución a favor de Duarte Frutos.

El resto es historia
Lugo gana las elecciones del 20 de abril sobre la base del descontento social contra el Partido Colorado en general y con el mandatario en funciones en particular. Hoy, a casi dos años de aquel triunfo histórico de 2008, son muy pocos los que creen que el capital político del ex obispo de San Pedro valga mucho en la subasta de las adhesiones populares. Una encuesta reciente revela que 5 de 6 paraguayos califican a su gobierno de mediocre o malo.

A su manifiesta incapacidad de administrador se le ha sumado la pérdida de su único capital válido: el ético que se ahogó este año, un miércoles santo antes de la recordación de la muerte de Jesucristo en cuyo nombre abandonó su ministerio obispal el 25 de diciembre de 2006. Denuncias de paternidad irresponsable acabaron con ese capital. Primero fue una joven con quien había tenido relaciones sexuales en sus tiempos obispales y a la que terminó embarazando un par de años atrás.

Efecto dominó
Al final el reconocimiento público de ese primer vástago fue la pieza de dominó que acabó por desmoronar su capital moral. Hoy son dos más que reclaman en tribunales la paternidad de sendos hijos y se especula que otras de mayor edad terminarán por evidenciarlo próximamente. Lugo ha tenido que recurrir a los fondos públicos para destinar salarios a sus familiares y descendientes con los que ha reproducido los mismos vicios que fueron condenados en los gobiernos colorados.

Su gobierno, con notables ineficacias, carece de una hoja de ruta que es demandada por todos incluido sus aliados circunstanciales. En el 2009,la economía paraguaya cayó casi a menos 4%, lo que la convierte en la mas afectada de la región después de la de México, y luego que el ministro de Hacienda de Lugo afirmara en octubre del año pasado que el efecto de la crisis financiera “no se sentiría en el país.” Los niveles de crispación social han aumentado y los crímenes contra la propiedad y las personas se convierten en una condena diaria a su mala gestión. El secuestro del ganadero Fidel Zavala retenido por un denominado Ejercito Popular Paraguayo e integrado por antiguos alumnos del seminario de San Pedro ponen en duda la verdadera capacidad de Lugo para enfrentar al crimen organizado.

El factor Chávez
Al permanente conflicto con el congreso integrado mayoritariamente por opositores a su gobierno y con quien ha mantenido una permanente lucha de poderes, se le suma su clara preferencia por los gobiernos del ALBA donde la figura del presidente Hugo Chávez sirve para profundizar la tensión que mantiene con actores sociales y políticos contrarios a esta adherencia.

El congreso paraguayo no ha votado aun el ingreso de Venezuela al Mercosur y el propio gobierno de Lugo ha tenido que retirar la propuesta cuando notó que no tendría los votos necesarios. Mientras tanto el nivel de dependencia con Venezuela ha subido, contándose en la actualidad a ese país como uno de los principales acreedores del Paraguay por suministro de petróleo.

Críticas de todos lados
Los grupos cercanos critican al ex obispo por su falta de resolución, los opositores no le perdonan el haberlos derrotado y amenazan con juicios políticos como consecuencia de su mala gestión, sumado todo esto a notables problemas de liderazgo lo muestran débil ante un 2010 lleno de demandas insatisfechas con elecciones municipales a finales de ese año pero con buenos augurios económicos.

La soja, principal rubro agrícola de exportación del que el Paraguay es el cuarto productor mundial, anuncia una cosecha record que jalará la recuperación económica que los mas pesimistas afirman será del orden de un 6%. La mala noticia es que los sectores populares que lo apoyan son los mas duros cuestionadores del sector productivo de la oleaginosa. Lugo tendrá que aplaudir y apoyar a quienes públicamente cuestiona en un momento de debilidad manifiesta de su gobierno y de perdida absoluta de su único capital político: el ético.

Comentarios  Ir a formulario



Anónimo

TRES ANÉCDOTAS DONDE LA “VERDAD” DE LOS GRANDES MEDIOS FALLÓ

Jorge González ⋅



Hace poco se habló fuerte de golpe de Estado en Paraguay. Mientras se “solucionaba” lo de Honduras, el gobierno de Lugo cambió las cúpulas militares y Jaeggli se levantó por las mañanas con más ganas de vivir que nunca. Las fuerzas democráticas sentaron postura y todo el momento nacional repercutió más allá de las fronteras.





Si ahora los sectores todo tiempo pasado fue mejor están en silencio no es porque cambiaron de idea, sino porque analizan sesudamente cuál es la siguiente estrategia. No quieren esperar a que llegue el 2013. No da gusto esperar y las dos formas que tienen para fracturar el proceso de transición democrática son el golpe militar y el golpe parlamentario (aquí entra tanto el juicio político como el recorte de los gastos sociales del Presupuesto y otros sabotajes en torno a leyes sociales). Sea cual fuera la maniobra, tiene que contar con una opinión pública favorable, de lo contrario fracasará. Y los medios de comunicación modelan las opiniones públicas.





“Sentís el cambio”





Muchas personas ya dijeron que son los medios de comunicación los que construyen la percepción que tenemos de los gobiernos, ni siquiera son los mismos gobiernos a veces. En Paraguay no existen medios públicos y los medios estatales que están (Radio Nacional, Radio C.A. López, IP Paraguay) están condenados a vivir en terapia intermedia por el marginal presupuesto público que tienen. El gobierno de Lugo “no puede decir su palabra”, reflexionaba una vez Melquíades Alonso. Tanto no lo puede hacer, que recurre a publicidades como “Sentís el cambio” dentro de los medios de comunicación.





Entonces según los titulares que viene publicando y difundiendo la gran prensa ¿acaso ya no estamos como para aceptar, acompañar y hasta pedir a gritos un golpe de Estado? ¿Existen otros factores en Paraguay que contrapesan la titánica opinión de los medios de comunicación más influyentes? ¿Cuáles son?





Proyecto país





Primero hay que reconocer el trabajo de comunicación, participación y organización que vienen haciendo las radios comunitarias y contados periódicos alternativos. Todos estos medios trabajan frente a los grandes medios y se encargan de difundir sus versiones de lo que pasa. Agrego a esto que, por ser comunitarias, gozan de una total credibilidad en sus bases. Y por sobre todo, la población mayoritaria de Paraguay, que es popular, se identifica con sus valores comunicacionales.



Otro factor que hay que evaluar es que a pesar de lo que publica la gran prensa hoy, hay que recordar que el proyecto de la Alianza Patrótica para el Cambio ganó gracias a la voluntad popular. La gente no solo votó a favor de la Alianza, también votó para castigar al Partido Colorado (incluyo acá a votantes colorados). Y castigó al modelo de hacer política de los colorados. Hoy los sectores poderosos hablan en la prensa de lo mala que es la administración Lugo, pero no tienen nada que ofrecer a cambio. La gente lee la prensa y dice, “a lo mejor Lugo no es un santo, pero ¿qué proyecto pio se nos ofrece?”. Y es más, la gente ve que los que más denuncian, aseveran y se enervan son aquellos a quienes castigó con su voto en abril de 2008.





Laura en América





Sobre lo que viene diciendo la prensa más influyente, se habla de que un ejercicio saludable es compararlo con la realidad palpable. Por ejemplo: Una maestra ad honorem con méritos a quien le marginaron siempre para nombrar a la hija, al sobrino, al hermano del concejal, del diputado, del gobernador…al ser nombrada por esta administración Lugo, va a creerle a la irrefutable realidad, va a quedarse con su verdad y no con los apocalípticos titulares del diario, la radio y la tele.





Hay muchos estudiosos de la comunicación que dicen que hay otro factor que contrarresta la verdad arrolladora de los medios poderosos. Y ese factor son los valores de la cultura popular. Cuando una persona de extracción popular lee el periódico, ¿qué apropiaciones hace de lo que lee? La mamá del amigo Arístides Ortiz siempre veía Laura en América, y a él le daba mucha rabia. Siempre se paseaba impaciente pero no quería decirle nada, hasta que un día lo hizo. Y su madre, haciendo gala al arandu ka’aty, le dijo “No vayas a ser tonto, mi hijo, ya sé que esto es todo mentira, ¿pero no te das cuenta acaso que yo veo para divertirme?”. Y hasta hoy ve.





“Ya me puedo morir tranquila”





;

¿Que usos le da a lo que ve en la tele, lo que lee en el periódico o lo que escucha por radio la gente? ¿Usa para reírse? ¿Usa para divertirse? El padre del amigo Vicente Páez, señor de extracción popular, llegó de viaje y se encontró con él. Le preguntó “¿Mi hijo, nderekói la japu pyahuvéa ña lee haguâ?” Lo que le estaba pidiendo era el periódico del día. ¿Qué hace que Don Páez, a pesar de todo el bombardeo de los medios de comunicación, tenga el concepto que tiene sobre las noticias? Aparentemente existen valores de la cultura tradicional campesina que trabajan en ocasiones. Cada vez que este señor va a leer el diario, interpone sus valores populares como un tamiz entre él y el papel que tiene frente a sus ojos.





Hace dos meses el presidente Lugo hizo su día de gobierno junto con sus ministros en el departamento de Presidente Hayes. Entre otras cosas, aprovechó para inaugurar unas viviendas populares en la comunidad de Saladillo. Eligió al azar una casa y simbólicamente, colocó un ladrillo en la pared. La dueña de la casa, le estrechó la mano al mandatario y luego se le escuchó decir: “Ahora ya me puedo morir tranquila”. Lejos de identificarme con el luguismo, uso el episodio para reflexionar: falló la demoledora verdad de los medios dominantes de comunicación.

http://ea.com.py/tres-anecdotas-donde-la-verdad-de-los-grandes-medios-fallo/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed:+semanarioea+(E%3Fa)

Fecha: 07/08/2010 16:52.


Añadir un comentario



No será mostrado.