LA VISITA AL PARAGUAY DEL DR. FRANK MORA, SUBSECRETARIO ADJUNTO DE DEFENSA PARA EL HEMISFERIO OCCIDENTAL

  • Juan Antonio Pozzo Moreno

El doctor Mora, funcionario de la Oficina del Secretario Asistente de Defensa, es el principal responsable de la supervisión de las relaciones entre los Estados Unidos con la América Latina y el Caribe en los asuntos referentes a la seguridad y defensa. Son parte de sus responsabilidades, las cuestiones políticas y de financiamiento de la cooperación del Gobierno de su país en la defensa hemisférica, según se asigne la competencia al Comando Norte o al Comando Sur de los Estados Unidos.

Frank Mora es licenciado en Relaciones Internacionales, magíster en Estudios Interamericanos y doctor en Relaciones Internacionales. Profesor y conferencista de la Universidad de Defensa, del Instituto del Hemisferio Occidental para la Seguridad y la Cooperación, de la Universidad Católica del Perú, de la Universidad Internacional de Florida, de la Academia de la Fuerza Aérea, del Colegio de Guerra, del Colegio Interamericano de Defensa, de la Universidad de Miami, de la Escuela de Comando de la Marina, del Instituto de Altos Estudios Estratégicos del Paraguay, entre otros. Autor de varios libros, entre ellos "El Paraguay y Estados Unidos” junto con Jerry W. Cooney. Su extraordinaria preparación académica y sus labores en los Departamentos de la Fuerza Aérea y del Ejército, en el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional, en el Instituto Democrático Nacional, en el Departamento de Estado, en la Organización de Estados Americanos, Estado Mayor Conjunto, Comando Sur, etc., contribuyeron decididamente para que la administración del Presidente Obama lo distinguiera con esta alta posición gubernamental.

En su libro, editado en el año 2009, "El Paraguay y los Estados Unidos” el doctor Mora afirma que "En muchos años de lectura, observación y reflexión sobre el Paraguay, hemos contraído una deuda de gratitud con muchas personas e instituciones del Paraguay y Estados Unidos”. Allí también expresa que "En el Paraguay existen muchas personas distinguidas y solidarias a quienes consideramos parte de la familia”. Sus múltiples visitas a nuestro país, sus numerosos amigos y sus trabajos de investigación sobre nuestra realidad lo hicieron un profundo conocedor y amigo del Paraguay.

Esta amistad nos recuerda a Solano López, que en medio del "estridor de las armas” recibía las plenipotencias del general Martín T. McMahon como Jefe de Misión, en circunstancias dramáticas y difíciles. En aquella ocasión el Ministro Plenipotenciario de la Unión Americana defendió con pasión nuestra causa y la proclamó con valor y convicción. Presintiendo el desenlace, el "Mariscal rogó al Ministro que se alejara del teatro de operaciones con rumbo a Piribebuy, la nueva capital. Le confió la custodia de sus propios hijos, mientras la Sra. Lynch prefería compartir la suerte de su compañero" (Martin T. McMahon, diplomático, en el estridor de las armas de Arthur H. Davis, pág. 28).

En la conferencia en el Rectorado de la Universidad Nacional de Asunción, el pasado lunes 23 de agosto, el doctor Mora dijo que aparte del interés profesional de su visita existe "un gran interés personal" -por el Paraguay-explicando a continuación, que la visión de la administración del presidente Obama en el tema seguridad y defensa tiene en el "centro de la Política de Defensa la asociación y la colaboración", claramente expresado en abril del año 2009 en La Cumbre de Las Américas de Trinidad y Tobago, primer encuentro colectivo del presidente estadounidense Barack Obama con los mandatarios suramericanos.

Esta asociación, siguió diciendo Frank Mora, no tiene socios mayores ni menores sino socios iguales y nuestros intereses -de las naciones y los pueblos- son compartidos. Los desastres naturales, el tráfico ilegal, las organizaciones criminales, la seguridad ciudadana y el terrorismo son amenazas transnacionales que requieren soluciones multinacionales. El énfasis en la asociación, es un reconocimiento que la acción colectiva es esencial para la seguridad de los países y sus vecinos. Por ello, el principal objetivo de la política de los Estados Unidos es "ser un asociado preferido de todos los países", por lo que extiende su mano solidaria no solo por seguridad sino también por necesidad, todo con la finalidad de desarrollar nuevos elementos cooperativos orientados a la institucionalización de las relaciones. Un ejemplo de ello son los acuerdos de cooperación de los Estados Unidos con Colombia y con Brasil. Esta institucionalidad en las relaciones bilaterales e interinstitucionales, en un marco conceptual y estratégico tiene el beneficio de la transparencia, fundamentales para crear confianza en la región. Recordó con tristeza que el 11 de septiembre encontró un Estado americano compartimentado, con dificultades para compartir la información, dramática experiencia que exigió un cambio hacía mecanismos de coordinación interinstitucional como respuesta a las amenazas.

Siguió explicando que las amenazas mencionadas, propias del mundo globalizado no respetan fronteras ni soberanía, el concepto de soberanía del Siglo XVII – La Paz de Westfalia de 1648- inaplicables en la actualidad, urge emplear políticas apropiadas muy complejas y asimétricas. "Estamos cediendo nuestra soberanía y ello nos obliga a una respuesta colectiva para enfrentar los flagelos; Méjico y Estados Unidos pueden ser ejemplo de ello".

En cuanto a las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y el Paraguay, el doctor Mora identificó tres principios fundamentales para la cooperación y la defensa: La identificación de áreas de interés común, la transparencia y claridad y los intereses comunes compartidos, de gran repercusión tanto en los Estados Unidos como en el Paraguay. Siguió expresando que los Estados Unidos buscan asociarse con Paraguay para trabajar en el ámbito de la seguridad y defensa cooperativamente, igualitariamente, particularmente contra las amenazas transnacionales. Enfatizó que su Gobierno está dispuesto a seguir ayudando en el entrenamiento y equipamiento de fuerzas paraguayas en misiones de paz. Finalmente, según dijo en la disertación "vengo a oír no ha hablar".

Antes McMahon. Luego, el presidente Hayes, el que restituyó la Villa Occidental al Paraguay después del holocausto de 1870. Más tarde, el senador Long, el defensor de la causa paraguaya en el Chaco Boreal. Después, el Secretario de Estado Dean Rusk, cuya influencia contribuyó decididamente para que en el año 1966 el Gobierno brasileño acceda a negociar Itaipú con Paraguay. Hoy, el Subsecretario Adjunto de Defensa Frank Mora, ofrece sus buenos oficios al Paraguay, una vez más, para fortalecer los vínculos en el ámbito de la seguridad y defensa, tradicional actitud amistosa que no se puede desdeñar.

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.