• Alberto Candia

El repertorio para una “serenata” está supeditado a las condiciones imperantes entre el oferente y la receptora, y viceversa. Hoy, la dedicatoria no resulta tan hermética como en el pasado, dispone de variables susceptibles a la coyuntura reinante entre ambos y el medio ambiente social en el cual se desenvuelven. Incluso, con facilidad se transita la deformación de esta tradicional modalidad hasta llegar al colmo de poner en práctica una supuesta “serenata diurna”, cuyo rótulo y práctica son más parecidos a las rondas, galas, peñas, musiqueadas, veladas, bailantas y otras amenidades.

Dibujo acuarelado del argentino Héctor Castilla Araujo sobre “La serenata paraguaya”. Radicado en Asunción, el motivo vernáculo lo inspiró en 1969. Sus trazos pictóricos nos legaron la esencia de una enraizada costumbre que paulatinamente fue decayendo. Hoy está prácticamente en desuso, camino hacia la extinción.

En función del espíritu de esta rancia manifestación cultural con “sello vernáculo”, sugerimos algunas obras de autores y compositores paraguayos que se destacaron por su itinerario en el largo período romántico nacional que abarcó los años comprendidos entre 1850 y 1950.

 

  • Serenata (polka)

Niña hermosa, dulce dueño

consuelo de mi quebranto

escucha mi tierno canto

sin despertar de tu sueño.

Vengo al pie de tu ventana

a acariciar tus oídos

con los cánticos sentidos

de una pasión soberana.

No despiertes si entre tanto

te arrulla celeste coro

que tus canciones de oro

son mejores que mi canto.

Duerme sí, pero en tu sueño

siga afanosa escuchando

el canto sonoro y blando

en que mis ansias te enseño.

No temas si estas temiendo

nadie escucha, no receles,

hasta el lirio y los claveles

en el campo están durmiendo.

Y solo susurra el viento

que viene de la floresta,

pero es que el viento me presta

para mi canto su acento.

Piensa niña en tu desvío

cuando venga la mañana

encuentres en tu ventana

una gota de rocío.

Gota de llantos que llora

sobre la flor que te deja

de tu ventana en la reja

un corazón que te adora.

Letra: Ignacio Alberto Pane.

Música: Julián Alarcón y Agustín Barboza

Versión: Dúo Méndez-López

 

  • Serenata paraguaya (vals)

Entre todos tus encantos inocentes

entre todas tus fragancias de yvoty

lo que más me conmueve dulcemente

es tu tierno y amable pukavy.

Cuando pienso en el tiempo que se ha ido

y me encuentre de tu lado mombyry

me inclino y ansioso pensativo

cuando el peso de un triste mba’e mbyasy.

A veces viene a mi mente cariñoso

con querido recuerdo ymaguare

cuando yo me sentaba venturoso

a tu lado en los tibios pyhare.

Y esta noche mientras todos se han dormido

bajo la plena claridad del ñasaindy

se perfila la niebla del olvido

mi recuerdo que parece isoindy.

Y entre todos los recuerdos del pasado

ndaikatúi un momento che resarái

tus palabras en mi mente se han grabado

que la ausencia ni el tiempo lo borra.

Otras veces me parece estar contigo

bajo el árbol donde llora el yvytu

y que pones a Dios como testigo

y me juras dulcemente rohayhu.

Letra: Carlos Antonio Jara, Música: Samuel Aguayo

Versión: Dúo Quintana-Escalante

 

  • Soy la serenata (guarania)

Déjame vida que yo acaricie tus sentimientos

desde mi canto y a tu ventana se acercará.

Déjame ahora decirte todo lo que yo siento

porque muy pronto ya mi ternura no alcanzará.

El jazminero que perfumaba tus dulces sueños

ya no sonríe la enramada donde se fue.

Y yo que ansío de tu alma feliz consuelo

también mañana cuando amanezca lejos me iré.

Habré seguido la ruta incierta de los cantores

envuelto el cuerpo con viejo poncho para soñar.

Me iré buscando de la bohemia tus resplandores

aunque lejano se encuentre puerto donde atracar.

No sé si un día del tiempo viejo sabrán tus flores

en cuantas noches de plenilunio a ti llegue

Entre tus rejas deje la llama de mis amores

y que al llegarme tu gran cariño por ti lloré.

Hoy yo quisiera traer de nuevo la antigua ronda

en que mi canto era un regalo para tu amor

Y tu tejías con mil suspiros todo el embrujo

del fiel romance que el tiempo nuevo quiere enterrar.

Letra: Rubén Enciso Yegros, Música: Dionisio Villamayor

Versión: Luz Aurora

 

  • Nde ratypykua

Epukavymína mitãkuña che mborayhu jára

tahechajevy nde juru mboypýri nde ratypykua

nde rova yképe ikuãme oikutu va’ekue Ñandejára

ha ypyko’emíva opyta opupu mborayhu ykua

Ka’aru pytû jasy tomimbi nderova mbytére

ha tory rupápe toñoañua ñanemborayhu

tuka’ê rã’ãvo oñondivemi ojoity ojoapére

tojahu hikuái nde ratypykuápe upe ka’aru

Epukavymína mitãkuña che py’a rã’ãva

ho’umi setéko pe ipepo paráva pe ñahatî

nde ratypykuápeguare ymínte oipy’a jukáva

ha ipepo akãmínte omyakÿsete mokõi panambi

Nde rova yképe ikuãme oikutu va’ekue ñandejára

ha ypyko’êmíva opyta opupu mborayhu ykua

epukavymína mitãkuña che mborayhu jára

taropurahéine nde juru mboypýri nde ratypykua.

Letra: Félix Fernández, Música: José Asunción Flores

Versión: Marcos de Brix

 

  • Mi primera serenata (polka)

En esta madrugada amor de mis amores

vengo a cantar la pena ahasáva nderehe

mientras la brisa trae el alba ya de flores

de luz y de colores nderypýi haguã ipype.

También las avecillas despiertan ya en la fronda

y vierten en la aurora ijukýva purahéi

y tu tranquila duermes en tu lecho de rosa

estrella amorosa ni guy ne rehendúi

Por tus bellos ojos negros respira el pecho mío

en su ansia ya te mira hesãiva mborayhu

amor de lo más puro cariño el más intenso

que nadie en este mundo ne’îrava oñandu.

Lo mucho que te quiero hoy vengo yo a decirte

escucha te lo pido jepe sapy’ami

no dejes vida mía que amándote me muera

por eso te lo ruego che rayhúva michimi.

Letra: Liberato Blaires, Música: Dionisio Valiente

Versión: Dúo Vargas-Saldívar

 

  • Quisiera ser (guarania)

Quisiera ser

el primer motivo

de tu vivir

Estar en ti

de la misma forma

que esta en mí

Representar

en tu vida el sol,

la emoción, la fe

Y esa ilusión

de amor que se siente

una sola vez…

Quisiera ser

como la canción

que te guste más

Y así poder

estar en tus labios

y en tu soñar

Tu humilde sombra

y el libro aquél

que te acompaña

desde tu niñez

Decir mil cosas,

tuya mi vida,

¡Quisiera ser!

Letra: Filomena Perozziello

Música: Mario Clavell Poupée

Versión: Luis Alberto del Paraná

 

  • Serenata (guarania)

Despierta, virgen, despierta

y acércate a tu ventana

donde te aguarda entre rejas

mi prisionera del alma.

Divina mujer, despierta,

que ya se aproxima el alba,

ven a escuchar las endechas

gimientes de mi guitarra.

En ti mi rosa fragante

prendió del cielo la flor

y son tu gracia y donaire

mi afán, mi dicha y dolor.

Ven que hoy es la primavera

plena de flor de jazmín

la noche de mi tristeza

llenóse de luz por ti.

Lejanas voces dormidas

traigo en mi canto de sol

para sembrar vida mía

junto a tus sueños de amor.

Vengo volando a tus lares

en alas de mi canción

quiero al pie de tus altares

ofrendar mi adoración.

Letra y Música: Epifanio Méndez F.

Versión: Oscar Escobar

 

  • Mi serenata arribeña (polka)

Despierta que a tu puerta te ruego de rodillas

con lumbre de la cumbre nocturna de cristal

con una clara luna que besa tus mejillas

y argenta mi sedienta visita musical

Mi ensueño de arribeño me dice que en tus labios

con mieles de claveles mi vida endulzará

que a instancias de mi ansia febril tus dedos sabios

con arte, por amarte, mi frente rozarán.

Alivia con tu tibia caricia salvadora

mi pena, flor morena de mágica virtud,

da un premio a mi bohemio desvelo que te llora

y amarga en noche larga mi triste juventud.

De hinojos por tus ojos que son cual pasionarias

Te invito, niña, el rito sublime del amor

Luceros hechiceros tus negras luminarias

Con rayos paraguayos alumbre mi clamor.

Letra: Carlos Miguel Giménez

Música: Emilio Bobadilla Cáceres

Versión: Contrapunto.

 

Comentarios  Ir a formulario



gravatar.comPedro

Por fin encontre, tema tan lindo para las serenetas

Fecha: 21/05/2012 18:02.


Añadir un comentario



No será mostrado.