Decepcionante es la calificación más amable que merece la intervención del presidente Fernando Lugo en la Cumbre del Mercosur, que acaba de realizarse en Foz de Yguazú.    

Habiéndose producido recientemente, de parte de sindicalistas portuarios de Buenos Aires, con silenciosa y ladina complicidad del gobierno de Cristina Kirchner, un grave boicot a productos y transportadoras fluviales paraguayos, agresión que nos ocasionara enormes e injustos perjuicios económicos y morales, el Presidente paraguayo prefirió desaprovechar la irrepetible oportunidad que tuvo en el foro regional para dar a conocer el modo como el consocio argentino fomenta la integración.    

Su discurso tenía que haber comenzado por relatar a los presentes y al mundo, ejemplificando con el caso señalado, por qué el Mercosur para Paraguay, hasta ahora, continúa siendo mucho más un nombre pomposo en el papel que un hecho concreto y visible en la realidad.    

El presidente Lugo se excusa con el argumento de que en las cumbres no se pueden analizar problemas bilaterales y que, además, el problema con Argentina está resolviéndose en el ámbito diplomático en forma satisfactoria.    

De manera que, atendiendo a esto, debemos esperar  a que Argentina y Brasil manoseen y se mofen de nuestra soberanía y nuestros intereses todas las veces que quieran sin temer pasar calores en las reuniones mercosurianas, cumbres y encuentros continentales, porque allí, según Lugo, no puede ir uno a quejarse de las injusticias que sufre a manos de otros Estados que están en la misma reunión. De esta manera, estas reuniones continuarán siendo el gran “vyrorei” que son actualmente.    

Pero al menos Fernando Lugo, sin entrar a analizar el “problema bilateral” con portuarios y Gobierno argentinos, hubiera aprovechado la ocasión para ilustrar algo que sería muy educativo para todos: señalar cómo no debería comportarse un consocio del Mercosur con los demás, si es que se pretende, finalmente, al cabo de dos décadas de estancamiento, hacer crecer y desarrollar el raquítico organismo regional.    

Porque precisamente por culpa de regímenes proteccionistas, populistas, inamistosos e hipócritas, como los que actualmente rigen las administraciones gubernamentales de la Argentina y el Brasil, Mercosur no va hacia ninguna parte. Sus presidentes se reúnen para posar ante los fotógrafos, tirarse flores unos a otros y divagar sobre problemas extrarregionales, asuntos lejanos y extraños a las cuestiones comunes.    

Tal vez para eludir la obligación moral como presidente que tenía el Jefe de Estado paraguayo de referirse a los problemas reales e inmediatos que verdaderamente afectan e interesan al pueblo paraguayo, en su discurso se dedicó a comentar el diferendo entre Costa Rica y Nicaragua, a darle la bienvenida a Cuba, a dirigirles alabanzas a Lula da Silva y a la mandataria electa del Brasil. Como se ve, todos ellos sin ninguna importancia para el Paraguay.    

O sea que, mientras Lugo repetía como loro frases mil veces dichas en los últimos veinte años, como por ejemplo “deseo reiterar nuestra voluntad de seguir apostando al Mercosur, a su fortalecimiento, a su consolidación, en la convicción de que la integración es el camino para acercarnos a las metas que perseguimos todos, de un mayor bienestar para nuestros pueblos, a través de un desarrollo económico y social inclusivo”, en ese momento persistía con toda crudeza en la frontera la mayoría de los obstáculos para que los horticultores nacionales coloquen sus productos altamente perecederos en territorio argentino, como denunciaba aquí el ministro de Agricultura y Ganadería, Enzo Cardozo.    

De manera que mañana mismo podría producirse otra vez un boicot, una clausura, la aparición de nuevas exigencias aduaneras antojadizas o cualquier otro impedimento creado adrede por uno o varios de los “hermanos integracionistas” del Mercosur, y los paraguayos no tendríamos un foro donde hacerlos conocer o denunciarlos.    

Por este camino que sigue el gobierno de Lugo, el Mercosur continuará siendo la maquinaria inservible que es hasta ahora, porque no tiene la mínima capacidad de cumplir los propósitos que motivaron su creación. ¿Cómo el bloque va a ser “un medio efectivo para crear las condiciones para transformar las estructuras económicas, generar más y mejores empleos y una mejor calidad de vida para nuestros pueblos” con estas actitudes que con tanta frecuencia asumen las autoridades de nuestros prepotentes vecinos contra nuestros intereses económicos?   

Los jefes de Estado paraguayos, Lugo o cualquier otro del futuro, deberían meditar serena y detenidamente sobre estas circunstancias, sobre lo que de ellos se espera, sobre la antipatriótica falta de energía y coraje que domina hasta ahora sus actitudes y sus discursos, DEBEN comenzar a hablar con la claridad y fibra que se espera de un estadista, ejerciendo la defensa efectiva de nuestros derechos y denunciando las injusticias e inconductas contra nuestro país en todas las oportunidades que se les presenten, empleando el discurso que cada ocasión merezca.    

A estas alturas de su experiencia presidencial, debería percibir ya el presidente Lugo que con una presencia puramente protocolar en las reuniones regionales, continentales y mundiales, con declaraciones edulcoradas, llenas de lugares comunes y enunciaciones vacuas –las declaraciones conjuntas son copias de todas las cumbres anteriores–, Paraguay jamás va a ganar el respeto de los Estados vecinos y del concierto mundial de naciones y, menos aun, impedir que Argentina y Brasil atropellen alevosamente nuestros derechos e intereses cada vez que se les dé la gana.



Comentarios  Ir a formulario



Anónimo

cjchs
18 Dic 2010 09:44
Demasiado light, los Argentinos y Los Brasileros hacen lo que quieren con el Paraguay desde los años 1800 hasta los 2011, comieron parte de lo que era Paraguay y solo en la Guerra Grande de 1870 a alguien se le ocurrio enfrentarlos (Mcal Lopez)luego en 1932 al 1935 tambien a Bolivia se le ocurre intentar comer algo de las tierras y lo han defendido con sus vidas nuestros Antepasados; sin embargo hoy en dia todos ellos (Brasil, Argentina, Bolivia y ahora venezuela) nos tratan como Prostitutas, ofreciendonos migajas a cambio de.. tal cosa, desviando nuestros rios (pilcomayo), cerrando las fronteras a nuestros productos para que se pudra todo, y NADA NAAAADA hace el Gobierno, y todo el mundo esperaba a que el Sr. Presidente aproveche esta cumbre gua'u del Mercosur para quejarse ante sus pares y ante la comunidad internacional pero NADA nada, el Gobierno Paraguayo es un Gobierno MENDIGO. Como ciudadano y paraguayo, me duele las ofensas.. pero mas me duele la inutilidad de las autoridades.

Fecha: 18/12/2010 13:04.


Anónimo

BLOQUEO ARGENTINO CAUSARIA UN PERJUICIO ECONOMICO DE US$ 250 MILLONES
Muchos contenedores no llegarán para la Navidad, y daño es grande


Muchos contenedores con mercaderías para Navidad no van a llegar para antes de esa fecha a causa del bloqueo argentino, confirmó en la víspera el presidente del Centro de Importadores del Paraguay (CIP), Ing. Max Haber. El gremio estima que la pérdida económica para el sector podría orillar los US$ 250 millones de dólares.


El dirigente empresarial señaló que la recepción de las mercaderías, que estaba prevista para noviembre y diciembre, lamentablemente muchas de ellas no van a llegar a tiempo, y las consecuencias de recibir productos específicos de fin de año, inclusive, perecederos significa un capital totalmente bloqueado y costos financieros para los empresarios y también pérdidas para los consumidores.

“También el fisco va a dejar de percibir una importante suma de dinero a causa de esta problemática, y aun cuando estamos teniendo un buen año, este último mes, que es uno de los más importantes, representará una importante pérdida”, enfatizó.

Haber señaló asimismo que el gremio tiene información de que, incluso, hay faltantes de varios productos, entre ellos comestibles y de ciertas mercaderías específicas de la estación, que las empresas no están pudiendo comercializar porque ahora están sufriendo las consecuencias del bloqueo perpetrado por sindicalistas argentinos por más de 30 días.

Alertó que, si bien se produjo el desbloqueo y se están moviendo los contenedores con destino a nuestro país, las operaciones no son tan ágiles como se esperaba, salvo para la línea marítima argentina Maruba, de la cual es accionista el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), protagonista principal del boicot. “Hay reclamos de algunas líneas de que se está atendiendo en el puerto de Buenos Aires, pero hay ‘brazos caídos’. Estos son datos primarios que hay que reconfirmar, pero lo que sí preocupa es que se vuelva a reincidir en esto que ha pasado, porque así las cosas el futuro del comercio exterior paraguayo es totalmente incierto. Tenemos tratados internacionales y del propio Mercosur que hablan claramente de una condición y que no puede ser que la libre circulación de bienes y servicios en tránsito tenga que ser bloqueada, más aún en contra de un país mediterráneo”, aseveró.

Añadió que el 80% del comercio exterior paraguayo circula a través del transporte fluvial, que consiste en un flujo de 10.000 millones de dólares anuales, aproximadamente. “Eso significa que en todo este tiempo (más de 30 días) estuvo varado en el puerto de Buenos Aires fácilmente entre 1.000 y 1.500 millones de dólares. Se estima que la pérdida neta estaría rondando los US$ 250 millones”, lamentó.

Fecha: 18/12/2010 13:07.


Añadir un comentario



No será mostrado.