Para el año 2012 se prepara un nuevo censo nacional de población y viviendas que incluirá en esta oportunidad nuevas áreas de recolección de datos e informaciones y se desarrollará repondiendo a una nueva metodología. El censo nacional se lleva a cabo cada 10 años y es una herramienta estadística de primer orden para conocer con precisión las condiciones de vida, la distribución demográfica y el comportamiento de las poblaciones rurales y urbanas. Las conclusiones que se obtengan a partir de la colecta nacional pueden y deben servir de sustento a planes de crecimiento económico y a políticas de impacto social. Por buena que sea la voluntad de los gobernantes, sin instrumentos científicos como el censo los esfuerzos por superar la pobreza o por satisfacer las necesidades sociales se volverían inútiles.

La importancia del censo nacional está pues fuera de toda duda y es imprescindible que se hagan los ajustes técnicos y metodológicos requeridos para conseguir una “radiografía” de buena calidad y confiable de nuestra sociedad.

 

Un ejemplo que ratifica la necesidad de incorporar preguntas y temas de investigación es la fuerte emigración que nuestro país ha experimentado en los últimos años. Atraídos por el boom económico en otros países y ante la imposibilidad de hallar buenas perspectivas laborales a nivel loca, miles de paraguayos abandonaron su patria para instalarse en el extranjero, de manera particular en Argentina y España; aunque también Estados Unidos y Brasil se transformaron en el destino de las corrientes migratorias. Conocer cuáles fueron las zonas del país que expulsaron un porcentaje mayor de población y porqué, puede ayudar a aplicar políticas que atenúen el fenómeno o que, hasta cierto punto, lo reviertan. La migración ha causado cambios de hábitos -sociales y de consumo- y también ha modificado las estructuras familiares en muchos lugares del país. El censo nacional, al integrar esta problemática, ofrecerá la posibilidad de dimensionar las proporciones del desarraigo y sus consecuencias.

 

Sin esta medición cuantitativa es imposible pensar en acciones de contención en las familias y las comunidades.

 

El censo del 2012 también se ocupará del nivel de acceso y la capacidad de manejo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC´s) en la población paraguaya. Se trata también de información crucial para medir la penetración de las herramientas modernas en el tejido social paraguayo. Los datos, una vez cruzados con los indicadores socio-económicos, podrían ser empleados además para evaluar los sistemas educativos y la magnitud de la llamada “brecha virtual”. Se tendría de esta manera la posibilidad de adoptar las correcciones precisas para ir acortando la distancia entre los sectores sociales más vulnerables y las nuevas tecnologías.

 

El censo se enfocará además en acopiar información acerca de las condiciones de vida de las personas con discapacidades. El estudio será beneficioso sobre todo porque suministrará un fundamento estadístico para la formulación de políticas de salud pública relacionadas a este sector. También se sabrá cuántas personas soportan discapacidades temporales, reversibles o permanentes.

 

La preparación de un censo nacional exige mucho tiempo y satisface saber que los funcionarios encargados de su organización no solo ya se encuentran trabajando en ese sentido, sino que además buscan la manera de aumentar el valor científico y estadístico de la colecta.

 

 http://www.lanacion.com.py/articulo.php?censo-mas-y-mejor-informacion&edicion=2&sec=29&art=9607

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.