Facebook Twitter Google +1     Admin

 

El Ministerio de Salud Pública presentó su agenda de los temas que encarará con prioridad durante el 2011. Cinco son los asuntos de sanidad pública que más preocupan a la cartera de Estado: el combate al dengue; las campañas de vacunación; los accidentes de tránsito; los problemas ambientales y el trabajo coordinado con los Consejos de Salud en el marco de la iniciativa de municipios saludables. Ante todo, el Ministerio acierta al plantear acciones conjuntas y complementarias con los gobiernos locales. Tienen éstos mucha mayor capacidad de llegar a las organizaciones vecinales y comunitarias y movilizarlas en cada una de las ciudades. Sin la activa participación de la población cualquier plan de combate al dengue, por ejemplo, está destinado al fracaso, como es evidente desde hace mucho tiempo. No habrá fumigación que valga sin la eliminación sistemática de los criaderos del vector, lo cual es imposible sin que se involucre la comunidad.

La limpieza baldíos, la identificación de las casas más problemáticas y la cooperación entre vecinos son factores determinantes de una eventual victoria contra una enfermedad que reaparece cíclicamente. Además de insistir en las campañas educativas, es preciso lograr la intervención directa de la ciudadanía en este grave problema de salud pública.

Un criterio similar se aplica a los accidentes de tránsito. En los últimos años, con la drástica reducción del precio de las motocicletas, se ha verificado un aumento exponencial de las muertes, mutilaciones y lesiones graves derivadas de los accidentes de tránsito. Es común ver los pasillos y salas de los servicios de emergencia saturados de heridos y accidentados. La atención hospitalaria de estos pacientes demanda una gran cantidad de recursos -humanos y financieros- por parte del Estado. Estos gastos podrían ser encausados hacia la asistencia de otras problemáticas, si se consiguiera imponer una cultura de la prudencia en el manejo de automotores de toda clase y del respeto a las normas de tránsito. Afortunadamente -merced quizás a la aplicación de fuertes multas- parece estar extendiéndose entre los motociclistas el uso de elementos de protección, como cascos y chalecos reflectivos.

Sin embargo, persisten los malos hábitos e infracciones de riesgo al conducir, como adelantarse por la derecha y subir a las veredas para esquivar automóviles o ganar algunos metros en un semáforo. Una vez más en este caso es crucial el trabajo mancomunado del Ministerio de Salud, los organismos de control del tránsito, los municipios y las organizaciones civiles.

Las campañas de inmunización exigen también una labor permanente y cercana con la comunidad. La estrecha colaboración de las municipalidades en este campo puede resultar de extraordinaria utilidad, considerando que en años anteriores el ministerio no había logrado alcanzar sus metas en materia de vacunación. El fortalecimiento de los Consejos de Salud y la ratificación de la iniciativa de municipios saludables será en este sentido un paso fundamental.

La estrategia que esboza el Ministerio de Salud apunta a profundizar el enfoque en la prevención -superando una visión demasiado hospitalaria, asistencial y paliativa de la salud pública- y a integrar decisivamente a las comunidades y gobiernos municipales en las acciones y campañas.

http://www.lanacion.com.py/articulo.php?estrategia-de-salud-publica&edicion=2&sec=29&art=10188

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next