• Guillermo López Flores

1) Los fundamentos  legales para la “acción social” de Itaipú son mas o menos los siguientes:

Con  la modificación del Anexo “A” (Estatuto), por N.R. N° 1 de fecha 28.01.1986, vigente hasta la fecha, se actualizaron, aclararon y complementaron las atribuciones del Director de Coordinación Ejecutivo (nombrado por el Gobierno del Paraguay), que en su  Artículo 22° establece:

“El Director de Coordinación Ejecutivo es el responsable de los servicios relacionados con la preservación de las condiciones ambientales en el área del embalse, la ejecución de los proyectos y obras portuarias y de navegación, la ejecución de los proyectos y obras de infraestructura, de las vías de acceso, de las villas residenciales y otros servicios y obras que le fueren atribuidos por el Directorio Ejecutivo fuera del área de las instalaciones destinadas a la producción de energía eléctrica”.

 

La nueva “misión de Itaipú”

Con el advenimiento del gobierno de Luis Ignacio “LULA” da Silva en el Brasil, se dio mayor énfasis a la responsabilidad social y ambiental de la ITAIPU. Así, se estableció su nueva MISIÓN: “Generar energía eléctrica de calidad, con responsabilidad social y ambiental, impulsando el desarrollo económico, turístico y tecnológico, sustentable, en el Paraguay y en el Brasil”. Cabe señalar, que hasta ese momento la Misión de la Entidad era básicamente generar energía eléctrica de calidad.

Al respecto, fue firmada la Nota Reversal N° 1/05, de fecha 31.03.2005, por la cual ambos gobiernos “consideran los conceptos de la responsabilidad social y ambiental como integrantes del conjunto de valores inherentes y racionalmente necesarios al proceder contemporáneo de las empresas, independientemente del régimen jurídico a que se encuentran subordinadas, razón por la cual son aplicables a la Entidad Binacional ITAIPU que naturalmente ya viene desarrollando iniciativas de responsabilidad social y ambiental, incluidas en la Misión definida en el Plan Estratégico aprobado por su Consejo de Administración”.

Por lo cual, ambos gobiernos entendieron que… “las iniciativas de la ITAIPU Binacional en el campo de la responsabilidad social y ambiental deben constituirse en componentes permanentes de la actividad de generación de energía, de acuerdo con la Misión, Políticas y Directrices establecidas, o las que fueren establecidas por el Consejo de Administración de la Entidad Binacional”.

Dentro del contexto señalado, el Plan Estratégico 2008-2012 contempla entre sus Políticas y Directrices Fundamentales el Compromiso Social, establecido como: “Obligación que asume la Empresa ante la comunidad en el sentido de cooperar activamente en su desarrollo integral”. Asimismo, entre sus Objetivos Estratégicos se establecen: “Actuar con responsabilidad social a fin de contribuir para la mejora de la calidad de vida de la población del Paraguay y del Brasil, fortaleciendo las políticas públicas relacionadas con la educación, salud, renta, seguridad, niñez y adolescencia”, y “Preservar, conservar y recuperar el medio ambiente de la región en forma integrada con los municipios y demás actores, consolidando la gestión por cuenca hidrográfica”.

Así, las acciones del planeamiento empresarial son desarrolladas en un gran número de Programas, denominados: Salud en la Frontera, Apoyo a la Educación, Sustentabilidad de Segmentos Vulnerables, Sustentabilidad Social y Regional, Caminos Regionales a Todo Tiempo, Desarrollo Rural Sustentable, Incentivo a la Igualdad de Género, Protección a la Niñez y la Adolescencia, y Saneamiento en la Región.

2) ORIGEN DE LOS FONDOS DESTINADOS A “GASTOS SOCIALES”

Los fondos destinados al cumplimiento de la responsabilidad social y ambiental, tanto para los programas y acciones propios de la ITAIPU, como para atender requerimientos de diversas instituciones públicas y privadas, forman parte del Presupuesto de la Entidad Binacional. Son recursos propios, que están incluidos dentro del “Costo del Servicio de Electricidad”, del cual deriva la “tarifa”, específicamente en el rubro de “Gastos de Explotación” de la Central Hidroeléctrica, previsto en el item III.6 del Anexo “C” del Tratado.

Estos Gastos de Explotación tienen la particularidad de que están fijados de manera tal que la mitad del conjunto sea gastado en el Paraguay y la otra mitad en el Brasil; es decir, montos iguales. Para equilibrar los mismos, debido a las características distintas de los gastos, en la Margen Derecha el monto destinado a los llamados “Gastos Sociales” es mayor que en la Margen Izquierda.

Un detalle importante a tener en cuenta, es lo previsto en el item III.7 del Anexo “C”, que establece como parte del Costo del Servicio de Electricidad: “El monto del saldo, positivo o negativo, de la cuenta de explotación del ejercicio anterior”. Esto significa, en particular, que si los recursos presupuestarios destinados a “Gastos Sociales” no fueren utilizados en el ejercicio en el cual fueron previstos, se pierden, y pasan como “saldo positivo” de ese ejercicio al siguiente, con lo cual la “tarifa de energía” del nuevo ejercicio será reducida, y así beneficiada especialmente la parte que adquiera mayor cantidad de energía. Recuérdese que los Gastos de Explotación son finalmente cubiertos (pagados) en proporción a la compra realizada por las partes a la ITAIPU.

3) LA UTILIZACIÓN DE LOS FONDOS DESTINADOS A “GASTOS SOCIALES”

Lamentablemente, en la administración pasada, ha primado las desprolijidades en el manejo de los fondos destinados a los “Gastos Sociales” en la ITAIPU, por acciones indebidas, por falta de respeto a las normas, a los procedimientos, a los controles y a la institucionalidad de la empresa, por lo que hoy en día reciben fuertes cuestionamientos por parte de la opinión pública. Se destaca, una excesiva centralización en el Director General Paraguayo para la toma de decisiones relacionadas, en detrimento de las unidades encargadas de la ejecución de esas responsabilidades, especialmente de la Dirección de Coordinación.

Al manejarse la acción social sin planes ni reglas escritas,  sujeto solo a  arbitrio del director, reservados a los círculos cercanos al poder,  a pesar del   discurso de combate a la corrupción, se tiene la sensación que el  manejo es  semejantes a lo que han hecho en Itaipú los anteriores directores y  que el gobierno repite   mas de lo mismo: repartir dávidas y panaceas de cortisimo plazos,  regalar tractor, semillas, bancos escolares, cursos de capacitación, etc., pozo de agua, seguir  privilegiando a los que ahora son “nuestros barones”. El Presidente de la republica dice que el dinero de Itaipú hoy llega al pueblo y no como antes que solo se embolsaban los “barones de Itaipú”. Es cierto, pero el esquema que hoy aplica, si no es es el mismo que antes,  se parece bastante. Probablemente las cosas no sean exactamente así, pero sin una brutal transparencia  nuestra sociedad fundadamente escéptica, tiene esta percepción generalizada.

 

No hay un mal intrínseco en las dávidas, en dar el pescado, que muchas veces por la desesperante urgencia es el único paliativo válido,  ni en beneficios que se brindan directamente que si fueran vía gobierno central llegaría solo en mínimas fracciones a los destinatarios; ni siquiera sería impropio el rédito político se pueda extraer de ellas. Después de todo se espera que el gobierno se gane votos con acciones.

 

Hay un  daño no tan tangible, pero no menos real,  que distrae la misión de una institución altamente técnica y especializada en la generación de energia, al involucrarlo en complejas actividades y problemas socio-económicos y políticos-partidarios para lo que no está preparada. Lo que es peor, este involucramiento constituye la ventana de corrupción politica en dicha institución, disminución de la calidad técnica, el fin de la carrera meritrocrática, etc.

Otro grave daño en un pais con instituciones inmadura es  que los objetivos e intenciones de la dávida pueden buena,  no será para beneficio personal pero siempre está agazapado y presente el objetivo y clientelismo político, el fomento de la cultura de la  dependencia, creación de una ciudadanía mendicante incapaz de valerse por si misma. No solo no se les enseña a pescar sino que a los receptores de las dávidas no se les exige ninguna contraprestación ni rendición de cuentas .En otras palabras, no hay creación de valores, de cultura productiva,  ni capital humano porque estas cosas exigen instituciones especializadas, competentes, estables en el tiempo.

 

Al no formar las acciones  parte de un plan general coordinado del gobierno, se superpone con el área de competencia de otras instituciones gubernamentales. Entonces, se produce un debilitamiento y hasta  perversión, en vez del fortalecimiento y construcción, de las instituciones del pais  y  que tanto la necesita ser fortalecidas pues sin ellos no hay desarrollo sustentable.

 

Esta situación de accionar por su cuenta (oikó y ñakaré) es comun a todas las empresas paraguayas. No tienen una supervisión eficaz a nivel de gobierno que les marca pautas y cobra resultados. Los gerentes  y directores de empresa gobiernan principalmente según su propia agenda. En la disciplina de la  “gobernanza de las corporaciones” esto se conoce como “inside control” (control desde dentro por los gerentes y sindicatos y no de los propietarios que es el pueblo) y es uno de los aspectos mas difíciles de lidiar en la relación propietario-agente en las empresas publicas.

Hasta aquí, por ahora,

 

Power System Electrical Engineer

ISC Engineering, Management, Procurement

Webpage: www.isc.com.py

Voice/fax. (595 21) 293 277

616th San Salvador St

Asunción, Paraguay

 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.