• Celso Aurelio Brizuela         

Últimamente vienen sonando cantos de sirenas engañabobos en el país.  Ahora con el presunto descubrimiento de oro, uranio y titanio que, al decir de algunos periodistas desinformados (y desinformadores por ende) cantan loas a la “invrsión privada” que traerá el progreso, el bienestar y la mar en bicicleta a este país “mendicante y miserable”.

Este tipo de afirmaciones provienen de aventureros que, aprovechando el vacío legal reinante sobre recursos naturales (que son de la ciudadanía ―es decir del estado paraguayo― y no del “gobierno de turno” ni de los inver-sionistas (sic) que tras devastar, arrasar y contaminar se irán con nuestras riquezas y sus dudosos capitales (papel impreso) a otra parte.

 

¿Se preguntaron alguna vez los “periodistas” y opinólogos de entrecasa si por qué los países petroleros  de África y América Latina o Asia son pobres casi al borde de la miseria?

 

¿Qué riquezas y bienestar gozan hoy Nigeria, Bolivia, Ecuador, Venezuela, Argentina y otros cuya lista sería muy larga?

 

Y ni hablemos de las “nuevas técnicas de minería” que arrasan y desertifican la tierra ―verdadera y única fuente de sustento, agua y alimentos― liberando venenos químicos como arsénico, mercurio y cianuro entre otros a las aguas el aire y la tierra.

 

¡Claro! Los “inversionistas” y sus cipayos de las elites oligárquicas urbanas no lo sentirán.  Tampoco integrarán las levas de esclavos que morirán “accidentalmente” en los socavones o por explosiones a destiempo, e incluso de consunción por los salarios de hambre que nos dispensarán los empre-saurios mineros a cambio de llevar nuestra riqueza al exterior mediante los ¿buenos oficios? de los corruptos que fungen de legisladores.

 

Ya la agricultura y la ganadería intensivas se encargan de arrasar nuestros bosque y desertificar nuestro futuro ¿A cambio de qué? ¡Vamos!  ¡A otros perros con esos huesos!

 

¿Conocen los “periodistas” sembradores de ilusiones (y bien pagados, por cierto) algo de minería, metalurgia, lgislación sobre recursos y leyes laborales?

 

¿Saben cuál es el “progreso y el bienestar” que nos traerán esos aventureros internacionales?  ¿Tenemos aquí personal y científicos que avalen resultados fiables de los desastres que enfrentan otras naciones por la contaminación minera?

 

Los minerales estratégicos ya provocaron varias guerras internacionales por su posesión.  El Àfrica está siendo diezmada con matanzas, guerras civiles, hambrunas provocadas y pestes a la carta, pero parece que nuestros periodistas no se han enterado de esto y sólo ven el dinero… que irá a parar a muy pocas manos, que no se harán responsables de los daños a la madre tierra y a nuestro pobre pueblo, dominado por la corrupción y la ignorancia que la fomenta.

 

Está bien que periodistas desinformados opinen… pero que no intenten desinformar a la opinión pública, que al menos en Paraguay es la menos pública de las opiniones.

 

¡Alerta, ciudadanos! Que nuevamente nos quieren vender espejitos, cuentas de vidrio y buzones.

 

 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.