Las cifras de la informalidad con relación al aporte patronal al IPS es sobrecogedora: el 65% de empleadores no pagan seguro social a sus empleados. La cifra se desprende del cruzamiento de datos en registros del Ministerio de Justicia y Trabajo, el Ministerio de Hacienda y el Instituto de Previsión Social, IPS,  la cantidad de empleadores al día con el pago del aporte subió 12,6% en un año, pasando de 35.029 a 39.440 al cierre de febrero. El IPS pelea en la Justicia con otros 4.500 empleadores el cobro de aportes atrasados. 3.600 empleadores efectúan sus pagos con 30 y 60 días de atraso. Así, en total son 47.540 los empleadores inscriptos que aportan al sistema estatal de atención médica y jubilación.

El incremento en el total de aportes recibidos por la previsional, que en el segundo mes de este año alcanzó G. 323.227 millones (USD 80 millones), va de la mano con que 4.410 más están al día con los pagos. El monto es 17,6% más que lo registrado en febrero del año pasado, cuando llegó a G. 274.850 millones (USD 68 millones). En lo que respecta a la cantidad de aportantes, al cierre de 2012, el IPS registraba 619.863 aportantes activos, más unos 583.227 beneficiarios (familiares). La cifra viene en constante aumento al igual que los problemas y la espera en cuanto a atención médica se refiere, pues las inversiones no acompañaron el ritmo de las nuevas inscripciones, lo cual es todo un dolor de cabeza para el asegurado. Las cifras fueron proporcionadas por Pedro Cano de la Dirección de Registro de Aporte Obrero Patronal del IPS.

Estos datos es fiel expresión de la irresponsabilidad cuasi criminal de los empleadores en el Paraguay, quienes a pesar de haber castigos estipulados en los códigos civil, laboral y penal para estas “faltas”, sin embargo siguen orondamente perjudicando a sus propios trabajadores a la familia de los trabajadores, al estado y al Instituto de Previsión Social, lo peor es que en muchos casos los empleadores descuentan el aporte obrero del salario que paga a sus trabajadores, pero finalmente esa retención mas el aporte patronal no es depositado al IPS, lo que constituye una anormalidad mayor aun, todo esto sucede ante la inexpresividad de las autoridades del Ministerio de Justicia y Trabajo y del Propio IPS, que deben velar por el fiel cumplimiento de las leyes laborales.

Después abundan  economistas y analistas que aconsejan liberar el tema laboral, flexibilizar las reglas de la relación obrero patronal para dinamizar la economía y generar más puestos de trabajo, como afirman, sin embargo con el grado de conciencia social de los empleadores paraguayos que aun existiendo leyes básicas laborales incumplen si se flexibilizara estas normativas harían trabajar a sus obreros y empleados por un plato de comida, pues lo que menos incentivan y anhelan es la dignificación del trabajo y de sus trabajadores. Por otra parte se tiene también funcionarios corruptos que se prestan al juego patronal y flexibilizan los controles de tal forma a hacer la vista gorda a las anormalidades, indicativo del alto grado de corrupción de la administración pública en el país.


Andrés Granje

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.